Sonrisas y lágrimas

Así se podría llamar al partido que se jugará el próximo sábado en Mendi, entre Araski y Quesos El Pastor. Cuando acabe el partido probablemente unas acabarán riendo y las otras llorando por distintos motivos. Las de Vitoria se juegan el acceso al playoff y las de Zamora evitar el descenso, ahí es nada. 

Parece mentira que tras tantas jornadas, la suerte de un@s y otr@s se tenga que decidir en la última jornada y quizás en la última jugada del último segundo. Me recuerda esas largas etapas pirenaicas del Tour o la Vuelta que tras horas y horas sobre la bici, al final se acaban decidiendo al sprint o cuando llevan escapados horas y al final les cogen en el último momento. Es una lástima que no hayan notas parciales y te tengas que jugar todo el curso en el último examen.

No me quiero imaginar la tensión de las jugadoras cuando salgan a la pista porque aunque son “profesionales” (las comillas son para enfatizar sus sueldazos) son humanas. Son conscientes de lo que se juegan y de la ilusión de sus respectivas aficiones. Seguro que no les querrán fallar, pero los nervios van a estar a flor de piel y no hay para menos.

Ojalá me equivoque y veamos un  buen partido y gane el mejor, pero la verdad tengo mis dudas y creo que ganará el que tenga la mente más fría y cometa menos errores. Después de ver parte del partido de Canarias, me da la sensación que ahí las emociones ya tuvieron buena parte de culpa del resultado.

El equipo isleño descendido sin ningún tipo de presión sacó lo mejor (más incluso) de sí mismo, mientras las de Vitoria lo tenían tan cerca que se les encogió el brazo y fallaron como nunca. Si alguien ve ese partido creerá que el Gran Canarias es el dream team y a Araski le han regalado la quinta plaza. Nada más lejos de la realidad, en condiciones normales ese partido hubiera tenido un resultado ajustado, pero nunca esa diferencia. Las emociones de los equipos debido a sus distintas circunstancias hicieron que se alterase la normalidad.

El sábado los nervios serán los jueces del partido porque quien los tenga más templados se llevará el gato al agua. Por eso es muy importante en el caso de Araski no meter presión con los playoffs y poner en valor la permanencia. No lo digo porque se deba ser conformista, al contrario lo que hay que conseguir es que compitan como hacen todos los partidos, pero se olviden de la trascendencia de éste, sólo así jugarán liberadas de tensión y veremos a las gladiators de siempre y vencerán.

En este aspecto, tienen el average ganado con Zamora porque Araski con la permanencia conseguida ya tiene un notable alto, el sobresaliente sería el playoff. En el caso de Zamora, salvo derrota de CREF que le salvaría, se juegan mantenerse o bajar de categoría. Lo de ellas, sí es complicado de gestionar porque se lo juegan todo a una carta y esa es la baza de Araski que tiene mucho que ganar y poco que perder.

Los nervios a dejarlos en casa y la marea verde a arroparlas que si se gana será la leche, pero si se pierde habrá que felicitarlas igual porque habrá sido la temporada de su vida. Así que para Araski acabe como acabe el partido el sábado habrá sonrisas, quizás no tantas pero las deberá haber porque sólo hay que echar la vista atrás y ver lo que se ha conseguido en este año de “novat@s”.

Sí señor qué grande y emocionante es el deporte, pero que ingrato que para que un@s sonrían l@s otr@s tengan que llorar.