Una semifinal de jugonas contra gladiators

La semifinal de mañana entre Uni y Araski, sobre el papel y si nos fiásemos de la lógica, a nadie escapa que tendría un claro favorito, pero si algo hemos aprendido este año es que la lógica con Araski no funciona. Todos los partidos empiezan con empate y hay que ganarlos sobre la pista, esa es la gracia del deporte en que a diferencia de los festivales de Eurovisión no sabes quien ganará hasta que acaba el partido.

Por un lado, tendremos jugando en casa a la plantilla del Uni Girona plagada de excelentes jugadoras con una calidad indiscutible. Cualquiera de ellas por si sola en un equipo ya haría las delicias de su afición, pues cuando las tienes a todas ni os cuento la ilusión que generan, pero hay que rematarlo y eso puede pesar.

Foto: Xavier Marquès

Por el otro, el novato Araski con unas jugadoras que se han estrenado la mayoría este año en la máxima categoría. Individualmente probablemente pasarían desapercibidas, pero su virtud es el bloque que han formado. En su caso se hubiesen dado con un canto en los dientes a principio de temporada si les hubiesen dicho que iban a lograr la permanencia sin apuros. No tienen nada que demostrar y eso es todo un alivio.

Mañana una de las claves del partido será ver si por fin el Uni es capaz de mantener la intensidad y la concentración durante todo el partido. Ha sido la asignatura pendiente del curso y se han ganado varios partidos por la enorme calidad del equipo que ha conseguido reconducirlo en el último momento. Mañana no tendrán margen de error porque se encontrarán ante un rival que por el contrario, a pesar de las dificultades y con el resultado en contra, nunca pierde la fe y se agarra al partido hasta que el árbitro pita y las envía al vestuario. Esa constancia y fe les ha dado muchos partidos y mañana seguro volverán a hacer gala de ella.

Además la presión está en casa porque hay que amarrar la victoria aquí como sea para ir con tranquilidad a Vitoria. Si bien es cierto que en Mendi se ganó fácil, las dos últimas visitas a tierras vascas no son de muy buen recuerdo. Algun@ podrá decir que el equipo no se jugaba nada en esos partidos, tienen toda la razón pero veremos como lo llevaremos jugando con presión porque ahora sí que es la hora de la verdad como se anuncia en el cartel.

Mañana los nervios del playoff hay que dejarlos en casa y disfrutar del partidazo que disputarán unas jugonas que cuando tienen el día son un espectáculo contra un equipo de peones que salen enchufad@s como motos magistralmente dirigidos desde el banquillo.

Dos proyectos con filosofías y aspiraciones muy distintas que se encuentran a las puertas de una final. Las de Girona aspiran a hacer realidad su sueño de conquistar la liga y para ello están obligadas a despertar de su sueño a las de Vitoria que como buenas gladiators lucharán por mantenerlo vivo.

Quién ganará? Pues ni idea, pero el deporte seguro !!!

Foto: Jose Angel Calvo