Mi particular balance de la temporada

Finalizada la temporada y después de haber seguido la competición desde el primer partido al último, puedo decir que sistema táctico no he aprendido ninguno porque eso es para mentes privilegiadas, pero creo que esta experiencia me ha aportado más de lo que me imaginaba al principio.

De pequeños nos dicen que lo importante es participar y cuando crecemos nos cambian el discurso y parece que sólo cuenta ganar, ahora llego a la conclusión que ni una cosa ni la otra, lo importante es competir e irte a dormir teniendo la conciencia tranquila porque has dado lo máximo dentro de tus posibilidades. 

Con esa actitud positiva hay que salir a disputar todos los partidos de la liga independientemente de contra quien te enfrentes, sea la primera o la última jornada. Ganarás o perderás, pero tienes que salir a la pista levantando los brazos, sino mejor quédate en casa y que salga otro.

Este curso también he aprendido que puedes tener 10 jugadoras que individualmente no son las mejores, pero con una buena gestión de equipo les puedes sacar petróleo. También he visto que hay equipos que matarían por tener 10 jugadoras de nivel en su plantilla y hay quienes las tienen y se pueden permitir el lujo de prescindir de algunas sin motivo aparente.

También me ha quedado claro que ser competitivo y exigente no está reñido ni mucho menos con transmitir valores y confianza, una cosa no quita a la otra. Algo tan simple como dar minutos a quien menos los tenga cuando los partidos ya están ganados o perdidos, no pedir tiempos muertos fuera de lugar por respeto al rival, felicitar al adversario … detalles que se dan por hecho y cuando no los ves te chirrían.

Avenida ha ganado merecidamente la Liga y el Uni ha hecho una extraordinaria campaña, pero mis ganadores de esta temporada son dos pequeños grandes que se han ganado al personal: Araski y Uni Ferrol. 

Dos equipos que con menos recursos que los favoritos han sacado el máximo rendimiento, que han compensado las adversidades de las lesiones apretando el resto de jugadoras más los dientes y sobretodo porque viendo las caras sonrientes de jugadoras que no tienen muchos minutos como María Martinez en Araski o Carmen Fernández en Uni Ferrol está claro que esos equipos son una piña y sus respectivos entrenadores han conseguido que cuenten todas desde la primera a la última siendo esa es la clave de su éxito.

Lo que son las cosas, empecé el curso siguiendo a un equipazo ilusionante como el Uni Girona con un objetivo y lo he terminado para mi propia sorpresa enganchada a la ilusión de unos pequeños grandes equipos con otras aspiraciones. 

Para mí, uno de los grandes méritos de estos dos equipos es que hayan conseguido calar en alguien ajeno a su zona geográfica y sin ninguna vinculación con el proyecto. Esto demuestra que el trabajo bien hecho no tiene fronteras, ni afortunadamente sólo sabe de dinero porque sino siempre animaríamos a los mismos.

Ojalá el buen trabajo realizado repercuta en un aumento del número de socios porque Esteiro y Mendi se merecen tener las gradas llenas viendo a sus chicas plantar cara a los grandes el año que viene. 

En una liga “profesional” puedes tener éxito, sin necesidad de cambiar tu filosofía de trabajo. Es probable que no tengas los medios para conseguir el título, pero no todo se mide por campeonatos conseguidos … hay otras cosas que también cuentan.