Ani Calvo, el resurgir del Ave Fénix

Ayer coincidiendo con el estreno de Bea Sánchez en la selección absoluta y la despedida el día anterior de Ana Suárez, se anunció la renovación de Ani Calvo por parte de Uni Ferrol. La propia jugadora fue la encargada de anunciarlo a través de un vídeo en las redes y no podía ocultar su alegría y satisfacción por el anuncio. 

Foto: FEB

La alero murciana es una pieza muy importante del equipo de Lino López que se ha ido ganando un puesto en el quinteto titular del equipo ferrolano por su buen hacer en ataque y en defensa.

La gran temporada del Uni ha hecho que todas las jugadoras estén en el punto mira, y en el caso de Ani a pesar de haber recibido propuestas para cambiar de aires, no se ha dejado tentar y ha decidido apostar por quedarse en Ferrol.

A buen seguro un aspecto muy importante en la decisión tomada ha sido la confianza que el técnico ha depositado en ella porque con apenas 21 años Ani ya ha aprendido que eso no hay cheque que lo pague. Es consciente que hoy las cosas van de cara y mañana pueden torcerse sin que lo acabes de entender porque a pesar de su juventud lo ha vivido en sus propias carnes.

Llegó a Mann Filter donde se estrenó en la máxima categoría procedente del Siglo XXI de la LF2 de donde venía siendo una de las jugadoras más destacadas con un futuro muy prometedor. El primer año para ser una novata las cosas no fueron mal y jugó una media de 15 minutos por partido, pero en el segundo año su participación se fue reduciendo y apenas jugó 6 minutos de media viendo a su pesar como se truncaba su buena progresión.

Tras este traspiés inesperado, llegó a Ferrol con ilusión por recuperar sensaciones y volverse a sentir importante. Se integró en un equipo joven que la recibió con los brazos abiertos. Y aunque al principio costó remontar, con la confianza de un entrenador al que las jugadoras jóvenes le tendrán que hacer un momento, éste sacó lo mejor de ellas y junt@s hicieron el año de su vida.

Para mí a pesar de su juventud, Ani representa la perseverancia porque cuando las cosas dejan de ir bien puedes afrontarlo de dos formas o agachar la cabeza y compadecerte o levantarte y luchar, y esto último es lo que hizo yendo a Ferrol y al final el trabajo ha tenido premio. 

A nivel individual Ani ha ido de menos a más y vuelve a sonreir, así que porqué cambiar de aires y marcharse de Ferrol pudiendo continuar disfrutando? La temporada pasada fue el resurgir y el próximo sin duda con la confianza a tope será el de la confirmación, sino tiempo al tiempo.