Onintza Aduriz, alguien que deja huella dentro y fuera de la pista

Es de bien nacid@ ser agradecid@ y en este caso la protagonista es Onintza Aduriz. La jugadora de IDK que continuará defendiendo los colores del equipo de Donosti la próxima temporada hoy ha vuelto a dejar muestra de su personalidad e implicación con los demás.

Hoy el equipo de baloncesto donde se formó, el Bera Bera Saski, celebraba el día del club para dar por finalizada la temporada. 

Onintza no ha podido asistir como le hubiese gustado, pero les ha agradecido la formación recibida como jugadora, pero por encima de todo como persona y ha aprovechado para hacerles llegar a través de una embajadora de excepción, Azu Muguruza, una camiseta suya firmada. 

Normalmente nos fijamos en los nombres extranjeros de las plantillas, los que meten más puntos o las jugadas más espectaculares, pero inconscientemente no damos el reconocimiento que se merecen a los currantes de casa porque son eso … de casa.

Los pequeños gestos hacen grandes a las personas y así es Onintza Aduríz, un ídolo de carne y hueso de casa de los que dejan huella dentro y fuera de la pista.

Enhorabuena por la temporada y sobretodo por los valores que transmites a los que te rodean !!!