Unión Florida y Marta Tudanca, la victoria de una pequeña gran familia

Esta tarde en una emisora local argentina han contado con la presencia de una buena representación del club de Unión Florida: Melisa Gretter, Marta Tudanca, el presidente del club y la delegada del equipo. Aunque la verdad es difícil de catalogar que cargo desempeña cada uno porque de la entrevista queda claro que allí todos hacen de todo.

Comentaba Marta que Unión Florida es una gran familia y reconocía que cuando conoció al presidente no sabía quien era. Como él no se presentaba, le preguntó si era el conductor. Más tarde ya le aclararon el malentendido y todavía se rien cuando lo recuerdan.

El presidente decía que en alguna ocasión cuando ha querido entrar en algún pabellón se identifica como el presidente y alguno con sorna le pregunta si es Macri, el presidente argentino … así de sencillo debe ser el máximo responsable del club.

La delegada está casada con el entrenador Gregorio Martínez, su hija Flor es jugadora del primer equipo y su hermano también juega en el club.

No pueden tener más equipos de otras disciplinas deportivas porque las instalaciones ya no disponen de horarios libres.

Comentaban que se han clasificado para jugar el campeonato sudamericano, pero la última vez que se clasificaron por fechas era imposible disponer de un equipo con posibilidades y además para un club modesto como ellos también implica un aumento considerable de presupuesto.

Los bomberos en directo han llamado para ofrecerles transporte para trasladar al equipo en la fiesta que celebrarán el próximo sábado, a la cual ya no podrá asistir Meli Gretter porque ya estará concentrada con la selección argentina.

El entrevistador ha intentado por todos los medios que Marta le confirmase que volverá el próximo año, pero no lo ha conseguido de ninguna manera y no será porque no le ha insistido ni porque no haya estado a gusto. Lo único que tiene claro ahora mismo es que el 10 de julio vuelve a España y el 30 de setiembre empieza la Liga, el resto ya se verá.

La verdad es que la entrevista prometía porque las protagonistas eran de altura, pero el locutor erre que erre yéndose por los cerros de Úbeda y aunque el presidente le quería reconducir diciéndole que aprovechase que tenía a las dos campeonas ni patrás, él a lo suyo. Si llega a tener el micrófono Olga Jiménez las hubiese exprimido, una lástima.

Quien sí ha aprovechado la oportunidad ha sido la propia Marta al final del programa para despedirse y agradecer a todo la gente del club la hospitalidad y el buen trato que le han dado nuevamente este año porque la habían hecho sentir como en casa como ya ocurrió hace dos temporadas.

Probablemente el equipo a batir viendo el pabellón que tienen debía de ser Obras, el equipo anfitrión, pero se llevó la Copa un modesto equipo de barrio, el Unión Florida.

Por lo que se desprende de las palabras de Marta Tudanca y el resto de gente bien podría ser un Araski a la argentina: sencillos, humildes, pero muy currantes e ilusionados con su proyecto.

Por eso igual que me alegro por los éxitos de Araski, en este caso me alegro de la victoria del Unión Florida otra pequeña gran familia y por Marta Tudanca una de las estrellas de Mendi de carne y hueso que ha podido continuar cumpliendo sueños al otro lado del charco poniendo así la guinda a una temporada simplemente espectacular.

Zorionak a la “vasca” que se ganó a los argentinos y a su pequeña gran familia. A veces las historias tienen bonitos finales como es el caso porque como la película ‘mejor … imposible’.