El sábado en Sant Adrià eché de menos a alguien

Tras temporada y media siguiendo la Liga Femenina creía que este fin de semana con la visita de Lacturale ART Araski a la pista de Sant Adrià tacharía un tema pendiente y es ver a Arrate Agirre sobre la pista.

Ya sabía que no tengo mucho suerte en los juegos de azar, pero empiezo a pensar que soy gafe. Desde que Araski está en LF he presenciado como local cuatro partidos de Araski y en todo este tiempo a Arrate no la he podido ver jugar.

En el partido de ida de la temporada pasada en Fontajau se dio un golpe en la cabeza sino en la primera jugada, poco le faltó y con criterio la reservaron por si acaso.

Foto: Jose Angel Calvo

Luego vino la maldita lesión del dedo y ya no pudo jugar en la Copa de Girona. Doy fe que hice la correspondiente reclamación a los Reyes Vagos hace un año, adjunto justificante correspondiente donde dejaba claro que pedía que Araski se clasificase para los playoffs.

Así tendría más posibilidades de poder ver a l@s prim@s de Vitoria y a Arrate, pero va a ser que el presupuesto a los Reyes no les dio para todo porque Araski sí jugo los playoffs, encima tocó Uni Girona, pero Arrate tampoco pudo venir porque estaba recuperándose de la operación.

Este año para tener más posibilidades de ver a Agirre me saqué dos abonos el de Uni Girona y Sant Adrià, esta vez no se me escapaba y por fin llegó el sábado. Me las prometía muy felices, pero esta vez una gastroenteritis impidió que la de Vitoria viniese a Sant Adrià y la eché mucho de menos.

A Araski con mejor equipo que el año pasado se le echa en falta la valentía de jugadoras como Arrate que aunque el motor no carbure se echa al equipo a la espalda como ha hecho las últimas jornadas porque nunca agacha la cabeza cuando van mal dadas.

Foto: Snatt’s Sant Adrià

El apodo de ‘gladiators’ se lo ganaron a pulso el año pasado porque no daban un balón por perdido y estoy segura que resurgirán cuando menos nos lo esperemos.

El sábado no me gustó lo que vi sobre la pista como le debió a ocurrir a los araskizales porque iban de verde pero no era su Araski, pero me quedé tranquila viendo a la jefa en la banda que no ha perdido un ápice de la energía y junto a jugadoras como Arrate tarde o temprano conseguirán contagiarles su hambre por volver a ganar de nuevo y creerse que pueden con todo.

La próxima cita para ver a Araski en directo es en la jornada 18 (3 de febrero) en Fontajau, así que por favor a quien corresponda que me ponga entre algodones a Arrate y le den arroz hervido la víspera para asegurar que viene porque ya me veo yendo a la Seu de Urgell para saldar la deuda.