Cecilia Zandalasini, la admirable sinceridad de una joven estrella

Hoy la FIBA en su web ha publicado en inglés un artículo “En algún lugar del mundo” que es la traducción del escrito que publicó  Cecilia Zandalasini en italiano titulado “Yo misma” hace apenas una semana.

En este artículo la joven jugadora italiana cuenta en primera persona las sensaciones vividas en los últimos 6 meses. De entrada imaginas que describirá los emocionantes momentos vividos y la felicidad que ha sentido, pero a medida que lees impacta descubrir lo poco que está disfrutando de su pasión que es jugar al baloncesto porque la presión que siente es superior a ella y con que sinceridad lo expresa.

Foto: Theowlpost.it

A Zandalasini la mayoría no la conocerá, pero con 21 años es una de las mejores jugadoras de Italia, sino la mejor. El año pasado jugó por primera vez con la selección absoluta el Europeo de Praga que además era clasificatorio para el Mundial de Tenerife.

Las italianas se quedaron a las puertas de clasificarse cuando a 8 segundos del final del partido le pitaron una falta antideportiva a Zandalasini que propició que Letonia se llevase el partido.

Cecilia reconoce que todavía hoy es incapaz de expresar la desilusión que sintió en aquellos momentos en que el Mundial se esfumó, pero mayor fue su sorpresa cuando al día siguiente fue premiada formando parte del quinteto de la competición.

Foto: FIBA.com

Tras terminar el torneo recibió la inesperada llamada de la WNBA para ir a jugar a Minnesota Lynx con quien ganó el título y cumplió el sueño de su vida.

Si ya estaba abrumada con el impacto mediático por su participación con la selección absoluta, la repercusión por el título conseguido de la WNBA la terminó de desbordar.

Tras su paso por la WNBA está jugando con el Schio italiano en la Euroliga y tras quedar cuartas a costa de Perfumerías jugará los cuartos de final con el Kursk de Lucas Mondelo.

A día de hoy, se cuestiona que ella sólo quiere jugar a baloncesto,, pero no está preparada para ser el centro de atención porque ella nunca nunca lo quiso ni pensó en ello.

Ella sólo quiere entrenar porque aspira a mejorar y es consciente que a sus 21 años tiene margen por recorrer, pero no quiere que el éxito cambie su forma de ser introvertida y tímida.

Foto: FIBA.com

El texto original merece la pena leerse por la sinceridad de Zandalasini que cuenta en primera persona como se siente. Reconoce que su vida va demasiado rápido y no está saboreando los éxitos que está consiguiendo.

Confiesa que todavía a día de hoy no sabe si sus hombros serán capaces de sobrellevar esta presión porque no sabe si está preparada para ser el ídolo de tanta gente porque ella sólo quiere continuar siendo ella.

Qué importante es saber digerir el éxito sin que se te suba a la cabeza o como en este caso para que no se convierta en una losa demasiado pesada para llevar sobre tus hombros. Ojalá Cecilia Zandalasini aprenda a sobrellevarlo de la mejor manera posible y sin cambiar, siendo ella misma como pide en su carta y disfrute al máximo del baloncesto que es su pasión.

=> Planifica tu viaje !!!