La curiosidad mató al gato, pero murió sabiendo

Los grandes titulares en los medios se llevan las portadas, pero a menudo las pequeñas noticias o los detalles más insignificantes a quienes apenas damos importancia porque quedan en un segundo plano te llevan a conocer historias que merecen la pena.

A esta conclusión llego porque gracias a olvidarme de los grandes titulares y leer los pequeños me ha dado la oportunidad en los últimos tiempos de conocer historias y gente que habrían pasado de largo en mi existencia si me hubiese quedado sólo en lo que me quieren “vender” algun@s.

Hoy por ejemplo se cumple un año de la Copa de la reina de Girona en la que conocí a l@s araskizales de carne y hueso tras haber sabido de su existencia unos pocos meses antes viendo una foto de su entrenadora el mismo día en que el titular del día con el supuesto fichaje millonario de Pogba me indignó y para mi suerte le dí a la barra del scroll.

En la misma linea si cuando vi una pizarra con letras no me hubiese picado la curiosidad por darle la vuelta a ver qué habían escrito en ella tampoco me hubiese enterado de la labor social que realizan en Tenerife con los chic@s de Down el CB Adareva con María Sosa al frente y no hubiese tenido reto 2018.

Si hubiese pasado de largo de los éxitos de la cantera de Sant Adrià en los campeonatos autonómicos y estatales no me hubiese enganchado a la fase de ascenso y no hubiese descubierto ni al Snatt’s Femení de Sant Adrià, ni al Joventut Les Corts, …

Si en verano no hubiese pasado tardes viendo baloncesto de formación por el youtube de la FIBA no hubiese descubierto el secreto de nuestra selección actual y es que se trabaja muy bien en las canteras de nuestro país.

Ojalá algún día esos pequeños titulares que pasan desapercibidos o ni aparecen sean los titulares que sí venden porque entonces ya no tendré motivos para escribir ni compartirlos porque serán de dominio público.

Dicen que la curiosidad mató al gato, pero también dicen que murió sabiendo. Y eso es lo que pretendo aquí, conocer y compartir contando historias que merecen ser contadas.