Mientras hay vida hay esperanza y el pulpo todavía respira

Este sábado el Adareva de Tenerife juega en casa contra el ISE CB Almería, un rival directo a quien ganó en la ida y que también está peleando por eludir las plazas de descenso.

El equipo tinerfeño debe ganar el partido para no descolgarse del resto de equipos que están en condiciones similares porque cinco son los equipos implicados y están en un pañuelo.

Si la situación que debía afrontar el equipo en esta recta final ya era complicada de por si, esta semana ha empeorado tras la inesperada baja de Ainara Ramasco por decisión del club. Así que podríamos decir aquella frase de más difícil todavía para el equipo de María Sosa porque si éramos pocos parió la abuela.

Decía la coach canaria esta semana que las circunstancias no se eligen, pero si la forma de afrontarlas y de eso se trata. Nadie dijo que iba a ser fácil y aunque las cosas estén cuesta arriba no hay que tirar la toalla. Hay que pelear porque todavía es posible salvarse y si hay alguien que no crea en ello es mejor que se quede en su casa. El pabellón del Finca España este sábado tiene que ser un fortín y la afición debe apretar como nunca porque hay mucho en juego.

En estas últimas jornadas el equipo ha tenido mala suerte y en cambio los contrarios han tenido el santo de cara como demuestran sus porcentajes de triples estratosféricos y así es difícil mantenerse en el partido, pero hay que continuar peleando porque algún día la mala suerte se cansará y los triples de las tinerfeñas también entrarán, pero para que lo hagan hay que tirarlos y además con confianza.

Este verano conocí al Adareva por la frase de las 3C’s que leí en la pizarra de María y creo que ahora más que nunca hace falta  aplicarla en su máxima expresión. A lo mejor no se salvará la categoría, pero el equipo seguro que no dejará de intentarlo mientras matemáticamente sea posible la salvación. Así que toca poner en práctica las 3C’s y añadiría una 4ª de cosecha propia:

“CABEZA, COJONES Y CORAZÓN” + CREER

A estas alturas hay que ser valiente, toca hacer un paso al frente y arriesgarse porque es ahora o nunca. Dicen que no es más grande el que nunca falla, sino aquel que nunca se da por vencido, así que si hay que morir que sea intentándolo y con las botas puestas.

Ánimo chicas !!!