Las compañeras de baile de Nadia Colhado

Ayer en el partido del Uni Girona-Cadí La Seu que supuso el estreno de muchas jugadoras en Fontajau, además de las asistencias magistrales de Laia Palau me gustaron algunos otros detalles que vi en las dos parejas de baile que le han traído a Nadia Colhado esta temporada.

Foto: Xavier Marquès

Julia Reisengerova dejó una muy buena imagen por su carácter bajo el aro y sus buenos movimientos consiguiendo capturar la friolera de 10 rebotes. Como ya le ocurría en Sant Adrià por su juventud, a veces creo que peca de falta de picardía y por ese mismo ímpetu le pitan faltas que se podría ahorrar.

Precisamente en una de esas jugadas en que le pitaron falta en ataque, coincidió sobre la pista con Bea Sánchez y mientras bajaban a defender la gaditana aprovechó para darle consejos a la jugadora checa que la escuchaba atentamente sobre como defender a su oponente y eso dice mucho del talante de ambas jugadoras porque apenas han coincidido en tres entrenamientos y acaban de conocerse.

Foto: Irene Pantrigo

Bea por su parte no empezó acertada el partido y tuvo dos pérdidas de balón casi seguidas, a otra quizás le hubiese agüado el estreno, pero al contrario cuando volvió a la pista esta vez sí encontró su lugar, no se arrugó, tiró con confianza y le dio tiempo a anotar 11 puntos en apenas 13 minutos.

Ayer todavía no tuvimos grito de guerra, pero probablemente quien sí gritó de alegría para sus adentros fue Nadia Colhado al comprobar el nivel de las parejas de baile que le han traído este año, ahora sí que Èric Surís la podrá dosificar y podrá llegar en plena forma al tramo final cuando se deciden los títulos.

La brasileña que el año pasado era fundamental e insustituible en el equipo, ayer sólo jugó 20 minutos y anotó 8 puntos, pero a pesar de ello el Uni Girona acabó ganando de 26 puntos, más claro el agua.

Este año los papeles van a estar más repartid@s que la pedrea y viendo la buena actitud con la que han llegado las incorporaciones para integrarse, este Uni va a dar muchas alegrías, quien sabe si el miércoles será la primera.

Foto: Irene Pantrigo