Emma Messeman: La chica de la pequeña Bélgica que lo ganó todo

EKATERINBURG (Rusia) – No puedo creer que haga sólo tres semanas que estaba en Washington D.C. celebrando un campeonato de la WNBA.

Qué mes!

Estaba tan abrumada por todos los sentimientos. Vereis, normalmente soy una persona muy tranquila pero esas finales, ¡me tenían estresada! Durante los últimos partidos, tuve una sensación permanente de mariposas en mi estómago y todo lo que estaba pensando era baloncesto, exploración, juegos y así sucesivamente.

Sabía que había una gran posibilidad de que nos convirtiéramos en campeonas, pero nunca quise decirlo en voz alta, para no gafarlo, o algo así. Apenas quería soñar con ello. Cuando empecé a imaginar los escenarios de «qué pasaría si» durante la noche, mi corazón comenzaba a acelerarse y me desperté, tratando desesperadamente de pensar en otra cosa.

La mayoría de las veces comencé a jugar al Candy Crush hasta que me dormí de nuevo. Debí de pasar unos 100 niveles durante esas noches.

Cuando acabó el quinto partido y finalmente supimos que éramos campeonas, me quité un peso de encima y sentí que todas la tensión de las últimas semanas desaparecía.

Después de dar todo lo que tenía, no quedaba nada más que la felicidad y el orgullo. Nunca he tenido un momento en mi vida en el que quisiera algo tanto y en el que sintiera las emociones tan intensamente como lo hice durante esas Finales.

Unos momentos más tarde, fui nombrada MVP de las Finales de la WNBA (ni siquiera lo escuché porque estaba abrazando a todo el mundo de espaldas). Todavía no puedo creer que yo, alguien de la pequeña Bélgica, que una vez soñó de jugar en la WNBA, fuera capaz de lograr algo como esto. A veces sigo pensando que todavía no me doy cuenta al 100 por cien.

Sólo puedo esperar que los niños usen esto como un ejemplo, que vean que cualquier cosa puede suceder. ¡Ama lo que haces y trabaja para ello! ¡Las posibilidades vendrán y luego cógelas con ambas manos!

Lo que hace que todo sea aún más hermoso para mí, es que todo esto sucedió con el equipo donde empecé. Fui allí cuando tenía 19 años, vi a la gente ir y venir, pero este año, las Mystics de Washington son realmente una definición de EQUIPO: Las jugadores, el personal, la organización y los aficionados son una gran familia que se apoya entre sí y quiere luchar entre sí.

El camino de regreso a Bélgica también fue muy agradable. En el vuelo de regreso, las azafatas me trajeron los periódicos belgas. Así que, ahí estaba, sentada en el avión y mirando mi propia cara. Fue un poco incómodo. También había gente esperandonos a Kim (Mestdagh) y a mi en el aeropuerto.

También fue genial ver cuánta gente de Bélgica, Europa o simplemente de todo el mundo nos estaba apoyando. No pude responder a todos los mensajes, ¡pero sé que los vi todos!

Esa gente que ha estado allí desde el primer día en Ieper, el pueblo donde crecí. Fue una locura escuchar de la gente de mi ciudad que se estaban despertando especialmente para ver nuestros partidos.

Recibimos muchos elogios, pero lo mejor que escuché fue que la gente, que nunca había visto un partido antes, me dijo que eran aficionados al baloncesto ahora debido a lo que logramos.

Fue genial estar de vuelta en casa, incluso si aunque sólo fuera por una semana. Pude comer algo de buena comida belga, ver a los amigos y dormir en mi propia cama.

Fue suficiente para recargarme y estar lista para mi próxima aventura. (También quiero aprovechar esta oportunidad ahora para disculparme con mi mamá por no limpiar mi habitación y dejarla con mis bolsas sin deshacer. Pero, ¿quién en la tierra puede hacer todo eso en 7 días?).

Ahora estoy de vuelta con Ekaterimburgo, he comenzado mi 5ª temporada con UMMC, así que como con Washington DC, me atrevo a decir que tengo otro ‘hogar lejos de casa’.

Honestamente siento que nunca me fui, sé que es una locura después de todo lo que pasó este verano, pero el año pasado tuvimos un gran ambiente en el equipo y no había cambiado nada cuando volví.

Fotos: FIBA

Estoy ilusionada con esta temporada. Nos fijamos los mismos objetivos que siempre: trabajar duro y tratar de ser la mejor versión de nosotras mismas y tratar de ganar el Campeonato de Rusia y la Euroliga Femenina de nuevo. ¡Eso realmente suena como un buen plan para mí! ¿Y mi plan personal? ¡Aprender ruso!

Este año va a estar uno lleno de desafíos: con Ekaterimburgo, con las eliminatorias FIBA EuroBasket 2021 femeninos, los torneos de clasificación olímpica FIBA y luego, con suerte, en el verano – bueno, no quiero ser gafe. ¡Así que no lo diré en voz alta! ¡Dedos cruzados!

Voy a tratar de manteneros al día a lo largo de la temporada y daros algunas pinceladas sobre nuestro tipo de vida! Si hay algo que quieres saber sobre mí o si tienes ideas sobre algo sobre lo que debería escribir, ¡avísame!

Fuente: Players’ Voice: The girl from little Belgium who won it all