IDK Gipuzkoa visita Girona con la incombustible Azu Muguruza

El Spar Citylift Girona recibe a IDK Gipuzkoa que la semana pasada ganó a Al-Qázeres en casa y afrontará el partido de Fontajau ocupando la 11ª posición de la clasificación.

Debutará Marta Xargay en su regreso a la Liga Femenina Endesa y estaremos en Fontajau para verlo, pero personalmente también tengo ganas de ver a IDK Gipuzkoa con Azu Muguruza al frente y es que la entrenadora de IDK es de las personas más apreciadas, queridas y respetadas en el mundo del baloncesto femenino al que lleva vinculada más de 25 años como entrenadora en IDK Gipuzkoa, en sus inicios UPV/EHU.

Foto: Mikel Fraile

Nuestra Pat Summit donostiarra considerada por sus colegas la mejor entrenadora en las temporadas 2014-2015 y 2016-2017, estudió INEF, ejerce como docente y sus formas en el banquillo delatan su formación. Dice la coach de IDK Gipuzkoa que para ser un buen entrenador además de conocer la competición, las jugadoras y entrenar que de saque se te supone, tienes que ser un líder del grupo.

Las jugadoras deben confiar ciegamente en ti, que haya una manera de jugar y que eso se plasme en la pista. Hay que tener empatía y cercanía con las jugadoras, saber cómo es cada una, qué tienes que darles y a partir de ahí sacar lo mejor de todas juntas como grupo. Para conseguirlo la comunicación es clave y es importante ser sincera e ir de frente.

Foto: IDK Gipuzkoa

Y así es Azu Muguruza uno de esos entrenadores que como los buenos profesores si se cruzan en tu camino dejan huella para el resto de tu vida y eso no significa que siempre te dé la razón, al contrario. Mujer con carácter y las ideas claras dice las cosas por su nombre, las buenas y las malas,  y si se equivoca rectifica y pide perdón.

Azu empezó a entrenar al terminar la carrera universitaria porque le encantaba trabajar con los más pequeños. Jamás imaginó acabar entrenando en la élite del baloncesto femenino, pero las circunstancias la llevaron a la Liga Femenina a consolidar un equipo en continuo crecimiento que el año pasado alcanzó las semifinales de los playoffs y jugó la Copa de la Reina en la mejor campaña de su historia.

Fueron las categorías inferiores quienes acercaron a Azu a los banquillos y fue una selección de formación quien le dio la satisfacción de conseguir un oro hace dos años en el Europeo disputado en Sopron ejerciendo de ayudante de Miguel Méndez en la U20F. Una oportunidad que debería de haberle llegado hace mucho tiempo porque por trayectoria a sus espaldas en nuestro baloncesto se merecía disfrutar de esa experiencia y tener ese reconocimiento.

Foto: FEB

Azu Muguruza es de las que no se cansa de repetir que al baloncesto femenino hay que seguir apoyándole para seguir creciendo y muestra empatía con jóvenes entrenadoras como Sandra Prieto o Gloria Estopà que vienen detrás. Sabe en primera persona que no lo tienen fácil porque ella también pasó por las mismas dificultades y por eso no duda en reconocerles el esfuerzo por dar ese paso que no todas se atreven a dar. Para las nuevas generaciones recibir ese apoyo de un referente como Azu es un motivo más para seguir peleando por su objetivo.

Son muchos años en las trincheras, pero todos tienen algo distinto y los afronta como un nuevo reto, con la máxima ilusión y buscando nuevos alicientes como ganar mañana en la pista del líder y mejor no fiarse del equipo de Donosti porque no sería la primera vez. Mañana es uno de esos partidos en que las visitantes tienen muy poco que perder y mucho que ganar.

La enhorabuena por la trayectoria Azu porque el éxito va más allá de los títulos conseguidos y tu carisma lo demuestra. Ojalá por el bien de nuestro baloncesto continúes sumando años en el banquillo y enseñando con tu saber estar a l@s que vienen detrás.

Foto: FEB