La crónica de un partido muy igualado en el que sólo jugó uno ¿?

Ayer se disputó parte de la jornada 16ª y disfruté viendo el partido que se jugó en la Fonteta entre el Valencia Basket y el RPK Araski que acabó con victoria de las locales por 64-62 (14-18, 12-16, 22-18, 16-10). Las valencianas afrontaban el partido con las bajas de María Pina y Leticia Romero, pero las vascas llegaban sin una de sus jugadoras más destacadas, Tania Pérez.

Empezó el partido con ventaja para las de Made Urieta con una Tamara Seda que anotaba todo lo que tiraba y con Valencia Basket a remolque sin controlar el rebote. Se lesionó Nat Van den Adel por las de Vitoria en los primeros minutos que estuvo en pista y su baja pudo marcar el signo del partido al reducir la rotación en el equipo de Vitoria, pero RPK Araski continuó llevando la iniciativa y llegó al descanso con una ventaja de ocho puntos.

RPK Araski continuó mostrando una buena imagen en la segunda parte, pero era de esperar la reacción de las valencianas que no estaban acertadas. La calidad que atesoran salió a relucir y con el apoyo del público consiguieron anotar un parcial de 14-4 en el último cuarto con el que igualaron el partido.

Los árbitros permitieron excesivamente el contacto durante el partido y tomaron decisiones en los instantes finales que pudieron afectar al resultado final con un marcador tan ajustado, pero no hay que quitarle mérito a la victoria de Valencia Basket ni al partidazo que hizo RPK Araski durante 35 minutos en los que estuvo por delante en el marcador y el pundonor cuando yendo por debajo en el marcador y a falta de 3 segundos todavía creían en la victoria.

Ésta es humildemente mi opinión del partido que vi yo, pero leyendo la crónica publicada por la Federación Española en su web, la verdad es que tengo mis dudas que viesemos el mismo partido. Salvo el resultado parece que en el partido de ayer sólo jugase el Valencia Basket y es una falta de respeto para las profesionales que estuvieron jugando por RPK Araski porque no se hace ni una mención y sino a buen entendedor pocas palabras bastan …

«Valencia Basket vs RPK Araski (64-62) / Estadísticas

Vibró La Fonteta, siempre repleta, siempre con un ambientazo. Y lo hizo porque sus jugadoras, tras una mala primera parte, demostraron el carácter que las ha llevado a ser uno de los equipos importantes de la competición. Un equipo fuerte, capaz de reponerse de los golpes que han supuesto las lesiones de Leticia Romero y María Pina. Capaz de remontar una desventaja de ocho puntos al descanso (26-34) en menos de cinco minutos. Capaz de complicarse de nuevo el partido. Y capaz, en definitiva de volver a crecerse para sumar una nueva victoria. En el último periodo, frenético, las de Rubén Burgos se apoyaron en un genial triple de Raman, una brutal defensa de Queralt Casas (rozando el triple-doble) para cerrar la victoria. No hay partidos sencillos en esta competición.

MVP: Anna Gómez (Valencia Basket) – 17 de valoración»

El resto de los partidos de la jornada de ayer no los vi, pero leyendo las otras crónicas salvo el partido entre Quesos El Pastor y Durán Maquinaria en que se hace más o menos mención a los dos equipos, parece que Embutidos Pajariel y Ciudad de la Laguna pusieron tan sólo el pabellón porque de las primeras sólo se menciona el número de derrotas que llevan y de las segundas que Atkinson metió 24 puntos.

Que yo sepa los catorce equipos pagan lo mismo por participar en la competición y se merecen el mismo respeto. Se debe tratar a todo el mundo igual y omitir la presencia de uno de los equipos que encima fue quien estuvo delante en el marcador no es la mejor forma de hacerlo. Si no se ha visto el partido, mejor que se publiquen las estadísticas y cada uno saque sus propias conclusiones y si se ha visto que se relean de forma objetiva su opinión porque clama al cielo en ocasiones.

Esta subjetividad hace un flaco favor a la competición porque no ayuda a ninguno de los equipos: ni a los de mayor presupuesto porque no les hace falta y pueden generar rencillas en las que ellos no tienen ninguna culpa, ni a los de menor presupuesto porque se infravalora su esfuerzo. Se nos llena la boca pidiendo el mismo trato e igualdad para nuestras chicas respecto a los chicos, pero quizás empecemos tratándolas nosotros mismos a todas ellas de la misma forma con cosas tan sencillas como éstas, independientemente del equipo en el que jueguen.

Nos quejamos del ninguneo de la prensa nacional en el trato a nuestro baloncesto femenino e incluso de buena parte de la deportiva que sólo se acuerda de la selección, pero si ni nuestra propia federación trata equitativamente a todos sus equipos, apaga y vámonos.