El reencuentro de Roselis Silva con su fanaticada verde

El miércoles en Vitoria jugó RPK Araski contra Embutidos Pajariel Bembibre en un partido en que las de Made Urieta ganaron al equipo de Pepe Vázquez por 59-53.

Foto: José Ángel Calvo

Araski siempre estuvo por delante llegando al descanso con 13 puntos de ventaja, pero en la segunda mitad cuando Araski bajó la intensidad del juego, Bembibre se encontró en su salsa y aprovechó para acercarse peligrosamente. Sin embargo, Araski espabiló a tiempo y recuperó el control para conseguir su segunda victoria.

El  Bembibre demostró que es un equipo peleón y es que tener jugadoras como Roselis Silva y Alejandra Quirante en la dirección garantizan carácter. Todavía no se han estrenado esta temporada, pero seguro que no tardarán en conseguir la primera victoria.

Foto: José Ángel Calvo

Y de Roselis precisamente quería hablar porque el miércoles volvía a la que ha sido su casa en los dos últimos años para coincidir con su afición a quien no hacía mucho había podido saludar gracias a la celebración del Open Day.

La representación de la marea verde que estuvo la semana pasada en Torrejón de Ardoz aprovechó la ocasión para saludar efusivamente a la venezolana que se ganó el cariño de la gente de Vitoria durante su estancia entre ell@s y de quienes se despidió a través de una emotiva carta este verano.

Foto: @ezenbait

El miércoles vi el partido a través de Twitter, no pude ver las presentaciones de los equipos que me hubiese gustado, pero sí vi los saludos al final de las jugadoras de ambos equipos y me quedé con un detalle de esos que me gustan.

Roselis como sus compañeras estuvo saludando al equipo contrario y al acabar se dio la circunstancia que el cuerpo técnico de Araski estaba lejos de esa zona. Quizás otra jugadora tras la derrota, hubiese pasado de molestarse y se hubiese ido a los vestuarios, pero Roselis no es así. Se fue expresamente a buscarles y se fundió en un emotivo abrazo con Ioseba Redondo y Made Urieta dando muestra de la buena relación que ha quedado a pesar de haber separado sus caminos este verano.

Foto: @ezenbait

Ojalá los reencuentros siempre fuesen así de bonitos y amistosos porque dice mucho de la calidad y el nivel humano de las dos partes. Antes que profesionales somos personas y Roselis siempre ha demostrado que es de las personas que merece la pena conocer y así se lo han reconocido en Vitoria.

Ya me caía bien Silva antes de marcharse por su carácter ganador e implicación, cuando se despidió por su elegancia a pesar de su tristeza y en su vuelta porque ha demostrado de nuevo que es tan buena gente y agradecida como rápida con el balón.

Por eso le deseo que en esta nueva etapa en Bembibre le vaya genial y recupere su mejor versión que el año pasado se vio truncada por las inoportunas lesiones. Seguro que sobre la pista las sonrisas pronto volverán al rostro de esta jugadora que se ganó el cariño de los araskizales de la marea, la que siempre será su fanaticada verde.

Foto: enCancha.com

Booking.com
Booking.com