Las reacciones del día después: yo, me, mi, conmigo

Ayer se anunció la sede de la próxima Copa y habiendo leído las declaraciones de las semanas anteriores era predecible que si Salamanca no era la escogida las reacciones no se harían esperar.

Y así fue porque la seleccionada fue la ciudad de Vitoria, pero da igual que hubiese sido Lugo, Cáceres o Tombuctú porque las quejas hubiesen sido exactamente las mismas. Salamanca quería su Copa y da igual que el resto se la mereciese o no, que unos celebrasen su 10º aniversario o que la propusiese un recién ascendido, eso no importa apenas porque no se entra ni a valorar.

Es tal el enfado que algun@s aficionad@s charros, como ya ocurriera hace dos años para mostrar su queja a la Federación, ya han empezado a anunciar su propuesta de boicotear la competición no yendo a Vitoria. Pensando que así castigarán a algun@s, cuando no sé si se dan cuenta que l@s únic@s que se castigarán serán ell@s y su propio equipo porque no podrán verle ni animarle en directo.

Los precedentes sirven de ejemplo para tomar decisiones y ya que tienen uno deberían recordar que lo único que consiguieron fue que unas niñas se quedasen sin disputar una Mini Copa por culpa de la pataleta de un@s mayores y cedieron el protagonismo en bandeja a dos aficiones como la marea verde y granate de RPK Araski y Lointek Gernika que aprovecharon su oportunidad.

Bien que aprovecharon la ausencia de la marea azul porque ambas aficiones se dieron a conocer más allá de su casa aprovechando la ocasión y ganando puntos para este año. Quien sabe si la marea azul hubiese ido a la Copa de Girona y hubiese tapado a las aficiones vascas en Fontajau si se hubiese dado otro resultado ayer. Lo que sí sabemos es que se quedaron en casa y continúan sin Copa viendo la efectividad de boicot.

Si no yendo a Vitoria a disfrutar de la Copa se creen que fastidian a la Federación se van a hacer trampas al solitario porque sólo saldrán perdiendo los que no van y si no ya han visto los resultados del boicot de hace dos años.

Están en su derecho de estar enfadad@s faltaría más, pero en lugar de promover boicots que no llevan a ningún sitio quizás deberían preguntar dónde y a quién corresponda porque en los últimos años les dan calabazas, en lugar de pagarlo despreciando indirectamente el trabajo de otros clubes que con ilusión se han animado a esta aventura porque les guste o no es lo que están haciendo con su actitud.

Si estos aficionados realmente apostasen por el baloncesto femenino de nuestro país, se deberían de alegrar porque clubes humildes se atrevan a organizar eventos de esta envergadura y acudir. Que el resto crezca les beneficia indirectamente: aumentaría el nivel de la Liga, revalorizaría los títulos que se consigan y a lo mejor no habría tanta diferencia con la competición europea.

Soy una recién llegada y éste es el tercer año que sigo al baloncesto femenino. Cuando me preguntan por aficiones me vienen a la mente las imágenes de las gradas de Fontajau con los araskizales con su gorro de cocinero bailando, la marea granate de Gernika animando con el pabellón casi vacío a sus jugadoras tras la derrota, la afición lila haciendo el pasillo en las gradas a sus jugadoras en Zaragoza ….

A mi me dan igual los colores de las banderas, pero estos aficionados sin títulos ya me han ganado por como viven el baloncesto, mientras otros cuando insultan, abuchean o animan al boicot nunca se ganarán mi simpatía porque hacen un flaco favor a este deporte.

Ojalá muchos seguidores de Salamanca finalmente vayan a Vitoria y lo disfruten en directo, no por mi ni por los organizadores, sino por ellos mismos porque de no hacerlo son los únicos que van a salir perdiendo. Si finalmente no vienen, la Copa se disputará igual y será un éxito como ya lo fue la de Girona guste o no.

La Copa es la fiesta del baloncesto femenino, yo sí iré a ver a estas chicas sean o no de mis equipos y a disfrutar del buen ambiente entre las aficiones que estén.

Es NUESTRA fiesta y nadie nos la va a reventar, así que quien quiera que venga y quien no que se quede en casa, pero por favor que se imponga el sentido común y miremos por el bien del baloncesto femenino en el que ya de por si somos pocos: lo que deberíamos hacer es sumar en lugar de dividirnos por muy enfadados que algun@s estén.