RPK Araski se llevó el partido en la pista de patinaje de Cáceres

Hoy RPK Araski visitaba la pista del Al-Qázeres en un partido que hace algunas semanas hubiese tenido muchos números de ser uno de los de la liga del desfibrilador.

Sin embargo hoy tuvo un claro dominador y así lo reflejan las crónicas de medios de ambas ciudades. En Cáceres titulan «El Al-Qázeres no da signos de vida» y en Vitoria «El Araski roza la perfección» y ambas tienen toda la razón.

Las de Made Urieta han jugado un partido muy serio de los mejores de la temporada y sería injusto destacar a una u otra jugadora, mientras las de Ricardo Vasconcelos poco se parecían al equipo de antes de las ventanas FIBA.

Foto: A.Martin

Así que a dos jornadas del fin de la primera vuelta la alegría va por barrios: RPK Araski mañana mismo podría certificar su acceso a la próxima Copa de la Reina de Salamanca en función de los resultados que se den y Nissan Al-Qázeres prácticamente se despide de toda opción.

Ahora mismo las cacereñas tienen otras prioridades como reencontrarse de nuevo para evitar la caída libre en la clasificación porque la próxima semana visitan al Campus Promete y la siguiente reciben al Perfumerías Avenida.

Por cierto nunca he estado en Cáceres y con lo friolera que soy dudo que vaya porque viendo hoy el partido por Teledeporte me lo imagino como la estepa siberiana y eso que jugaban a mediodía y hacía sol.

Las chicas de RPK Araski no vienen de Tenerife precisamente y en Vitoria están muy acostumbradas al frío, pero si sus jugadoras han estado jugando con camisetas térmicas y en el banquillo estaban tapadas hasta la nariz e incluso he visto a alguna con guantes, me puedo imaginar que hacía muuuuucho frío.

Afortunadamente tampoco hemos tenido que lamentar lesiones a pesar de las continuas caídas por el polvo de la pista, pero bastante mala suerte tenemos esta temporada para que encima se provoquen indirectamente por el mal estado del parquet.

Tenemos una competición de nivel con grandes jugadoras y con cinco equipos jugando en Europa, pero hoy viendo el partido nadie lo diría. Me recordó más bien mi época de mini, entrenando en el patio del colegio jugando con el vaho por el frío que hacía y con las rodillas hechas polvo por las caídas sobre el cemento.

El Nissan Al-Qázeres es un equipo de primera división y ellas y sus rivales se merecen jugar en unas mejores condiciones. Lo más preocupante es que cualquier día tenemos un disgusto y alguien se hará daño. Así que ojalá a quien corresponda se lo tome en serio, más pronto que tarde, y tome medidas lo antes posible para evitarlo porque ya sabemos que más vale prevenir que curar.