De entre todas las estrellas, la ovación de gala se la llevó Helena Oma

El partido de ayer en Fontajau entre el Spar Citylift Girona y el Quesos El Pastor no pasará a la historia por la calidad del mismo, pero hubo un detalle que vale la pena destacar y es la ovación de gala que recibió por parte del público Helena Oma que saltó a la pista a falta de cinco minutos para el descanso.

Es evidente que esta temporada Helena no está gozando de minutos y ayer el público quiso recompensar y valorar su implicación y esfuerzo que de nuevo en los pocos minutos que pudo estar sobre la pista volvió a demostrar. Salió para sustituir a Sykes quien a priori vino para ser una de las estrellas de este equipo, pero que no termina de cuajar ni lucir como tal a pesar de su enorme calidad.

Foto: Diari de Girona

Fue precisamente en una de esas jugadas forzadas típicas de Helena en las que jamás se esconde que valiente, entró hasta la cocina del equipo contrario con tan mala suerte que se le torció la rodilla en el choque con alguna de las muchas jugadoras que había en la zona. Al caer, se dio cuenta del mal gesto y se fue al vestuario con la dra. Treviño y la fisio Bety Orden saliendo de nuevo tras el descanso con muletas para ver el final del partido junto a sus compañeras.

Queda pendiente ahora determinar la gravedad de la lesión y para ello le deberán hacer una resonancia en los próximos días. Ojalá que quede sólo en un susto, no sea nada grave y pueda reincorporarse al grupo lo antes posible porque se la va a echar de menos.

Foto: Manel Lladó

Ayer reconfortó comprobar que aunque hay jugadoras de un nivel estratosférico en el Spar Citylift Girona como Sonja Vasic, Laia Palau, Adaora Elonu o Magaly Mendi que hacen las delicias del público, éste continúa valorando a las jugadoras más allá del nombre y del caché que lo dejan todo sobre la pista independientemente de lo que jueguen como la propia Helena Oma, Rosó Buch o la recién llegada María Araújo que en media temporada se ha puesto al público gerundense en el bolsillo porque no da un balón por perdido.

Marta Xargay que ayer estuvo viendo el partido desde el banquillo junto a sus compañeras y mañana será presentada en el Ayuntamiento de Girona pudo comprobar quizás con sorpresa que quienes se llevaron las ovaciones más sonoras y largas por parte de su público eran las jóvenes currantes que intentan aprovechar al máximo los minutos que les conceden que si ya estaban caros, en breve van a estar carísimos.

Así que chapeau por el detallazo del público de Fontajau ayer con Oma porque seguro que la ayudará a hacer más llevadera la recuperación de esa inoportuna lesión sabiendo que en casa están ansios@s esperando su vuelta … que no sea nada y mucho ánimo!

Foto: Toni Delgado