RPK Araski con opciones de protagonizar «Las tres victorias vascas»

Esta temporada el campeón Spar Citylift Girona ha perdido dos partidos de la Liga en casa y cosas del destino casualmente ambas derrotas han sido contra dos equipos vascos, el Lointek Gernika (65-68) e IDK Gipuzkoa (53-55). La próxima semana en la 18ª jornada el Uni Girona recibirá al tercero de ellos, RPK Araski quien la temporada pasada ya le puso en aprietos en los playoffs.

A nadie escapa que el calendario de la Euroliga y la exigencia de ésta están pasando factura al equipo gerundense que está temporada está mostrando dos versiones bien diferenciadas según la competición que disputa: la de Euroliga y la de la Liga. En la primera el equipo sale enchufado y lo da todo para disputar los partidos y en la segunda el equipo sale con menos revoluciones dando opciones a sus rivales, dejando para el final los deberes con el riesgo que conlleva no tener tiempo para hacerlos como le ocurrió contra IDK Gipuzkoa y le costó el partido.

Foto: David Subirana

Esta semana el contexto será de nuevo el mismo, el próximo jueves el Spar Citylift Girona recibirá en casa al Arka Gdynia en partido de Euroliga y deberá poner toda la carne en el asador para conseguir una victoria que le permita seguir aspirando a seguir en Europa. El sábado, en menos de 48 horas recibirá al equipo de Made Urieta uno de los equipos más en forma de la Liga que ocupa la 5ª posición de la clasificación que le exigirá máxima concentración porque no se van a andar con chiquitas.

Los años anteriores las de Vitoria aspiraban a dar pequeños mordiscos y se iban contentas con unos minutos plantando cara al equipo grande, más tarde se fueron a casa contentas porque se llevaron un cuarto, el año pasado hicieron cosquillas y saltaron las alarmas en los playoffs estando por delante durante muchos minutos y eso sin poder contar con su mejor jugadora. Esta temporada con su buen juego acompañado de los buenos resultados conseguidos les permite estar en condiciones de creérselo y vendrán aspirando a llevarse el botín entero.

Si se mantienen las dinámicas de ambos equipos en las últimas semanas y habiendo visto sus partidos esta temporada en Fontajau y en Mendi como las locales no se pongan las pilas y salgan a tope desde el inicio pueden tener un disgusto porque las verdes de Vitoria vendrán a conseguir el partido como hicieran sus paisanas de Gernika y de San Sebastián.

Foto: RPK Araski

Además del juego irregular que estamos viendo en la pista los fines de semana en Girona, el ambiente fuera de ella anda un poco revuelto generando un debate interno e incertidumbre innecesaria donde hasta ahora estábamos acostumbrados a que el entorno fuese un remanso de paz y es que parece que en unos pocos meses algunos se hayan olvidado de donde viene este equipo.

Los inesperados fichajes de jugadoras como Vasic y Xargay han propiaciado que algunos aficionados echaran campanas al vuelo pidiendo refuerzos de lujo para la zona porque se ha echado de menos a Coulibaly en los últimos partidos por su lesión ocular y la directiva ha tenido que salir a rebajar las expectativas generadas para poner los pies en el suelo como cada año han estado haciendo porque no se ha encontrado ningún talonario y no se pueden pedir peras al olmo.

Al pedir una pívot de solvencia nadie parece darse cuenta que se está cuestionando a otra profesional como Andusic a quien se le está notando que está perdiendo confianza y poco ayudan esos comentarios junto a los pocos minutos que se le están dando. Toca valorar lo que está en casa que es la excelente realidad que tenemos en casa y quien tenga que mirar al mercado ya lo hará.

La llegada de Xargay hace un par de semanas trajo mucha alegría, pero las declaraciones del director técnico y presidente a diversos medios comentando que había tres jugadoras que habían dicho que se planteaban marcharse puso de manifiesto que no todo sería tan bonito.

La alegría no iba a ser completa y se avanzaba que traería consigo efectos secundarios como así ha sido. Tras la llegada de Xargay se marchó Sykes, desgraciadamente se lesionó Helena Oma y acabámos de despedirnos de la capitana Rosó Buch, una ausencia que por su carisma se echará de menos en una afición que va en aumento y se está volcando animando a su equipo juegue contra quien juegue y es el mejor patrimonio de este club.

Así que en Girona no serán las mejores fechas para recibir a un equipo peleón como el de Vitoria que querrá protagonizar la secuela de los dos capítulos anteriores y conseguir «las tres victorias vascas». Seguro que los «centenarios» de la LF prepararan el guión y harán todo lo posible para conseguir dar otra alegría a sus araskizales en la distancia tras certificar su presencia este año en la próxima edición de la Copa hace ya varias jornadas.

Foto: RPK Araski