Georgina Bahí: «No tengo miedo, pero sí inquietud»

Este fin de semana se iba a disputar la última jornada de la Liga Femenina Endesa, una competición que de momento continúa suspendida. Georgina Bahí, pívot del Cadí La Seu, resume la incredulidad con la que las jugadoras de baloncesto están viviendo la situación actual.

Como está llevando estos días?

Como todo el mundo, pasando el tiempo en casa haciendo cosas nuevas y buscando una rutina estructurada para que el confinamiento sea un poco más fácil. Hago puzzles, leo y estoy haciendo un curso de inglés. También hay tiempo para reflexionar sobre el porqué de las cosas. El preparador físico del Cadí La Seu nos está pasando pautas semanales, pero no todas las jugadoras tenemos el mismo material ni el mismo espacio en casa. Intento mantenerme en forma.

Porque cree que la competición se reanudará o porque es el deber de cualquier deportista de élite?

La segunda opción. Creo que sería una locura reengancharse a la Liga, ya que, en el mejor de los casos, llevaríamos cuatro semanas paradas y todas necesitaríamos una pretemporada para competir a un nivel aceptable. Las jugadores extranjeras se fueron a sus países y con los problemas de movilidad que hay algunas quizás ni podrían volver.

La Liga Femenina Endesa es muy corta.

Sí, la mayoría de los contratos de las jugadoras ya se han terminado. Y no sólo de las deportistas, sino también de los pisos donde viven durante la temporada. Este fin de semana deberíamos disputar la última jornada y muchos de los equipos ya cerrarían la temporada. Después ya sólo quedarían los play-offs para algunos conjuntos. En el momento de la parada nosotras ocupábamos la sexta posición y nos quedaba un calendario difícil.

La temporada había ido muy bien.

Sí, ha sido una temporada histórica tan para el club como para la ciudad. Estamos orgullosas de nuestro papel en la Eurocup. El trabajo bien hecho ha tenido resultados, aunque sabíamos que repetir el papel de la temporada anterior era excepcional. Las jugadoras nuevas se han sentido muy identificadas con el proyecto y el cuerpo técnico ha hecho un buen trabajo para integrarlas y sacar el máximo rendimiento posible de la plantilla. Competir en Europa nos hizo un poco irregulares, pero cuando tuvimos semanas sin partidos y pudimos dedicar la semana a entrenar el trabajo se notó.

Una de sus compañeras, Sydney Wiese, dio positivo por coronavirus.

Sí, el mismo día en que lo supo nos lo comunicó, pero ahora se encuentra bien. Se trata de ir pasando los días. Mantenemos el grupo de WhatsApp del equipo, pero no tenemos muchas anécdotas que contar. Estamos al día de las novedades, pendientes de lo que decidan hacer con la competición.

Está en peligro la competición?

La situación te hace reflexionar, esto es inevitable. Hasta que esta temporada no acabe no sabremos cómo empezaremos la siguiente. Los patrocinadores tienen una gran importancia en el deporte femenino y ahora costará más que llegue el dinero. No tengo miedo, pero sí inquietud de saber si todos los equipos podrán continuar.

Puede una deportista abstraerse del momento que vivimos?

La situación asusta. Aunque del trabajo brutal que está haciendo la gente de la sanidad, hay muchos muertos. Creo que es una consecuencia de que algo estamos haciendo mal en el mundo. La Tierra nos está enviando avisos. Nos estamos cargando el medio ambiente. La situación es dura y ahora mismo cuesta ver el final.

 

Fuente de información: Entrevista de Álex Gozalbo publicada en el periódico Ara.cat