Núria Martínez: «Es la temporada más extraña que he vivido en veinte años»

«Nuestro día a día en el confinamiento está siendo bastante entretenido» dice Nuria Martínez (1984), en una entrevista en el canal oficial del Spar CITYLIFT Girona. La base cuenta que conviven tres familias en un mismo espacio con su hermana, el marido y el hijo, sus padres y ella y su pareja, Alfons Alzamora.

«Quieras o no siempre tienes la manera de estar entretenido con el niño o con juegos de mesa con toda la familia» explica la base del Spar CITYLIFT Girona, que este curso estuvo de baja hasta febrero por una lesión en los isquiotibiales.

«Mantener la forma está resultando bastante complicado. Sí que tenemos la suerte de tener terreno y doy vueltas o hago mis ejercicios, pero no es lo mismo que estar en dinámica de equipo, las rutinas diarias, poder entrenar con otras jugadoras. Lo echo de menos y se pierde la forma» dice sobre cómo trata de no perder el tono físico.

Compañía

La jugadora de Mataró se comunica con muchas jugadoras, interesándose por sus rutinas: «Estoy en contacto con muchas de las compañeras del equipo y no sólo del Uni Girona sino con ex compañeras o amigas que he ido haciendo durante estos años: es importante saber cómo están ellas, su familia y cómo es su día a día. Todos necesitamos apoyo anímico y saber que todos pasamos por lo mismo y que vamos a salir adelante«.

En cadena

Preguntada sobre si es una temporada extraña, lo eleva a la máxima expresión: «Sin duda, la que más en las veinte temporadas que llevo jugando a baloncesto. Empezando por una lesión grave, que no había tenido nunca, siguiendo por la inundación de Fontajau y continuando por el coronavirus que lo ha acabado de rematar.«

«Extraña, surrealista y esperamos que la situación se estabilice un poco, que no haya más repercusiones negativas y que la gente lo pueda superar de la mejor manera posible» ha añadido.

Culo inquieto

«Cuando sufres una lesión grave lo primero que piensas es en cuánto tiempo estarás fuera, ¿qué puedes hacer para acortarlo y empezar a trabajar» es como dice una de las capitanas del Spar CITYLIFT de cómo afrontó el primer tropiezo con que se encontró, en verano y cuando tan sólo había jugado el primer amistoso de pretemporada.

«En una recuperación de seis meses hay días que estás arriba y días que estás abajo. Soy muy activa e inquieta y no sé quedarme en el sofá. El primer mes me dijeron que tenía que ir del sofá a la cama y de la cama al sofá» recuerda, de cómo se le hizo una montaña y de la paciencia que tiene la gente de su entorno más próximo. «Han aguantado bastante y me han hecho ver las cosas diferente, eso me ha ayudado a hacerlo más ligero y llevadero» reconoce, agradecida.

Volver a casa

«Cuando se reabrió Fontajau para nosotros fue muy especial» recuerda, poniendo en valor la labor de los trabajadores que se dejaron la piel para hacerlo posible, las entidades, las instituciones. «Volvíamos a casa para jugar ante la Avenida y el pabellón estaba lleno hasta la bandera» recuerda sobre lo que fue su primer partido oficial del curso: «fue una pasada, muy especial».

Lo mejor

«La vuelta a Fontajau, después de la inundación, cuando estabamos todas esperando el momento de salir del túnel de vestuarios. Hacerlo todas en fila y hacer el grito desde el medio del campo, delante de tu gente y tu público, para mí fue el momento más emotivo y más bonito«concluye Nuria Martínez.

Fuente de información: Entrevista de Borja Sánchez publicada en el L’Esportiu