Un experimento en el que «ELLAS» son las protagonistas

El domingo me levanté pensando que no sabía si organizar un concurso para entrenadoras, pero tenía mis dudas sobre si quedaría desierto por eso pensé en lanzar una simple pregunta para asegurarme que no sería así y reconozco que no las tenía todas conmigo.

Tres días más tarde resulta que tengo reunidas a 173 mujeres entrenadoras, incluidas todas las que forman parte de la élite del baloncesto femenino aunque algunos les nieguen la consideración de profesionales, formando parte del «Club de las entrenadoras» con una pasión e inquietudes comunes.

A mi me sorprende gratamente la buena predisposición que han tenido para añadirse a este grupo porque muchas de ellas ni deben saber el motivo de la convocatoria, pero vieron que se buscaban entrenadoras y no dudaron en sumarse y eso es muy significativo porque se han movido.

Cuando algunas me dicen que les encanta la iniciativa, me pregunto a qué iniciativa se refieren, si yo sólo quería contarlas y estoy improvisando sobre la marcha como Forrest Gump. Sin embargo a veces son las cosas que no planeas las que salen mejor porque a priori no te esperas nada y las cosas surgen por si solas sin buscarlas. Así que en tres días estoy «modelando» la supuesta iniciativa sobre la marcha en base a su feedback y creo que sin darnos cuenta estamos sacando provecho de la situación generada aunque no sé si ellas son conscientes de ello.

En apenas tres días sin grandes medios tan sólo con buena voluntad creo que hemos hecho cosas que nadie se había planteado anteriormente. Todo ello gracias  a su buena predisposición, no habían venido para esto, pero están por la labor y aceptan las sugerencias que se les va proponiendo.

Se intuye que tienen muchas ganas de hacer cosas y que se las valore, sólo necesitan que alguien les dé un ligero empujón y creo que en apenas tres días ya estamos en disposición de ponerles nombres y apellidos a lo que estamos generando sin darnos cuenta:

  • Censo: tenemos identificadas a 173 entrenadoras clasificadas por su zona territorial. A este censo la intención es incorporarle la categoría del equipo que entrenan porque esto les permitirá conocer compañeras de toda España con las mismas necesidades y problemas.
  • Repercusión: El post del llamamiento buscando a entrenadoras en tres días ha recibido 1.422 visitas y continua dando vueltas. Algunas asociaciones de entrenadores y las federaciones al comentarles que estábamos haciendo la distribución por zonas se ‘pican’ buscando compañeras para superar al vecino. Los propios compañeros están avisando a sus compañeras para que se apunten.
  • Tutorías: Para mi sin duda es lo más relevante porque puede dar sus frutos. Hoy la FEB ha anunciado el cierre de la inscripción para el próximo Curso Superior de Entrenadores (CES) de Bilbao con un éxito de participación. Serán 190 los entrenadores que comenzarán el próximo lunes 11 de mayo la fase on-line de la formación para sacarse la titulación. Lo que esa noticia no dice es que tan sólo habrán 10 mujeres de nuevo en esta promoción, pero desgraciadamente es tan habitual que ya deja de ser noticia porque es normal.

Imagino que nadie había pensado en sondear a las interesadas y menos se les había ocurrido una sencilla gestión al respecto Pues este grupo a través de una simple encuesta con una alta participación ha permitido clasificar ese censo en cuatro grupos: las entrenadoras tituladas, las entrenadoras que intención de hacer el curso, las entrenadoras que tienen dudas y las que de forma muy lícita ni por asomo se lo plantean.

Esto ha permitido identificar a un 30% del grupo con dudas que son el foco sobre el que hay que trabajar para que si finalmente deciden no hacer el curso no sea porque se quedan con dudas hay que ayudar a disiparlas.

Lo mejor del tema es que al ser conscientes de esta situación a través de otra encuesta las tituladas superiores se han ofrecido de forma masiva a echarles una mano y ‘ayudarlas’ porque ellas en primera persona sí que les pueden dar respuesta. Así que lástima no haber podido hacer este ejercicio hace algunas semanas porque probablemente se hubiese aumentado ese triste ratio.

Ahora el siguiente paso será inventariar esas dudas para transmitírselas a las que ya han realizado el curso y les den respuesta. Me puedo imaginar el agradecimiento de la novata que por fin tendrá respuesta a su duda, si encima se la da alguien que para ella es referente y la satisfacción de la veterana por poderla ayudar. Ojalá esta simple gestión nos reporte un aumento de ese ratio y no me extrañaría.

  • Visibilidad: he empezado a escribir una serie de post para intentar que se conozcan entre ellas porque en algunos casos aunque comparten autonomía no se conocen y si son de distintas autonomías apenas. Los post se llamaban «Derribando muros, hoy conocemos a XXX» y los publicaba sólo en el perfil de las entrenadoras, pero hoy me he dado cuenta que me estaba equivocando gracias al Snatt’s Femení Sant Adrià.

Las redes de Sant Adrià me han hecho darme cuenta al buscarse la vida para retuitear el post dedicado a Mireia Capdevila. El objetivo no es que ellas se conozcan, el objetivo es más ambicioso y es hacerlas visibles ahí fuera. Por este motivo los artículos han sido rebautizados como «Conociendo a nuestras entrenadoras: XXX» y serán publicados a través del blog, de esta forma ampliaremos el público potencial de 173 personas a 1.250 que son los seguidores que tiene el blog. Tocará cambiar el registro al escribirlo, pero el fin merece la pena.

  • Voluntariado: Dicen que divide y vencerás y de paso delega para que la gente tome protagonismo y haga suya esta iniciativa que ha surgido de la nada y todavía no sabemos adónde va. El primer día me cansé de abrir la puerta de acceso, pero el segundo pedí voluntarias y me respondieron. Casualmente son de zonas geográficas distintas con lo que quizás podemos definir coordinadoras de área que se responsabilicen de la comunicación con sus compañeras de zona y puedan recibir sugerencias/propuestas porque no es lo mismo trabajar con 15 personas que hacerlo con 175 a través de encuestas.
  • Reflexión: Hace unas semanas escribí un artículo sobre una joven entrenadora australiana que entrenaba en África a un equipo masculino en un pabellón abarrotado de gente. Aquella imagen me impactó al ver la foto por los contrastes y conté su historia. Al día siguiente su protagonista, Liz Mills me dio las gracias por compartir su historia y que esperaba inspirar a más niñas y mujeres jóvenes a comenzar a entrenar, ya sean equipos masculinos o femeninos.

Al saber que en este grupo de entrenadoras había tantas indecisas se me ocurrió contactar con Liz y le pedí si le gustaría saludarlas y para mi sorpresa estuvo encantada y no dudó en aceptar la propuesta. Esta accesibilidad y agradecimiento les debe venir a todas las entrenadoras en el ADN porque dada la situación las gracias siempre van por delante.

Al preguntarle hoy que les diría a las entrenadoras que dudan al sacarse el título superior ha sido tajante «Les diría que se demuestren que están equivocadas y definan su propia trayectoria. Yo dejé Australia para entrenar en África para poder decidir mi propia carrera y no conformarme con ser entrenadora de juniors y mujeres. Animo a las entrenadoras a pensar más allá de lo predefinido y perseguir cualquier objetivo que tengan.«

 

Estoy modelando la iniciativa de la que todas me hablan, pero de momento estoy teniendo la oportunidad de conocer a excelentes personas que no conocía y me quedan todavía un montón algo que es muy gratificante y estoy aprendiendo que todo es posible porque si a mi me dicen hace tres días que iba a tener virtualmente reunidas a 173 entrenadoras desde las tops hasta entrenadoras de minis que encima me responden a una encuesta que les planteo y que les traigo a Liz Mills a saludarlas hubiese pensado que no estaba en su sano juicio.

A veces no hacen falta grandes medios para hacer cositas, sólo es cuestión de ponerle voluntad, ganas y un poco de ingenio y si se lo propusieran hasta podrían organizarse sus propias charlas y webinars porque tienen material y potencial para ello.