Miriam Palacios y su preparación de la temporada de un mini

Ayer la Asociación de Entrenadores de Baloncesto de Badalona organizó una charla con tres excelentes entrenadores de formación catalanes: Miriam Palacios, Mireia Capdevila y Luis Escudero. La charla estuvo muy bien y como muchas os la váis a perder por culpa del idioma os hago un pequeño resumen.

La primera en explicar su metodología de trabajo fue Miriam Palacios (Basket Almeda) y ahí va un resumen de lo que Miriam estuvo explicando, si me dejo algo importante que lo incorpore y si quiere matizar algo bienvenido sea.

«Hay que tener paciencia porque los resultados no serán inmediatos y hay que ser conscientes como entrenadoras de mini sois unos referentes y hay que dar ejemplo.

Yo me planteo de inicio qué quiero que seamos a nivel de identidad y cómo quiero que juguemos?

Para el tema de identidad muy metódica, super importante en el discurso del primer día y ‘pesada’ recordando las normas de trabajo. Lo básico es el RESPETO, se pide saludarse al llegar y al marcharse despedirse, darles responsabilidad, si no pueden ir a entrenar que sean ellas quienes avisen que no pueden ir, se les habla del esfuerzo que cuando más se esfuercen mejor saldrán las cosas.

La sonrisa es muy importante ya llegarán otras épocas, el error no les debe pesar y no lo deben asociar a algo negativa no les toca carguen de presión, entre ellas deben felicitarse, pero no recriminarse, no deben ser competitivas es un factor externo y hay que sanearla, auto exigencia hay que pedirles intensidad pero cuidando la forma en que se da el mensaje,  … cosas que les servirán en el deporte, pero en la vida.

A nivel personal aunque sean aspectos muy evidentes los tengo anotados para tenerlos presentes y recordarlos durante la temporada: evitar hileras de muchas niñas para que sea un entrenamiento dinámico para evitar que se despisten e interactuen, cuidar las parejas en que se trabajan, igualar niveles, en ocasiones que se la gestionen ellas, hay que mimar el trabajo en equipo, programarse reuniones con las familias, …

En cuanto a cómo queremos jugar? Quiero jugar rápido, aprender bote y tener recursos, ser vertical, trabajar mucho el pase, que miren y decidan. Hacer ejercicios que haya más de una acción continuada desde el rebote. Acumular esfuerzos. Quiere que les guste defender y lo intenta a partir de juegos al principio que generen instinto de buscar el balón y situarse en el espacio.

Dar protagonismo a todo el equipo. Utilizo a menudo la frase «Defiende quien quiere» para que entiendan que todas son capaces de hacerlo si se lo proponen. Busca creatividad en un cierto caos, tienen que pasar muchas cosas en poco tiempo. Debe buscarse progresivamente. Se hace ejercicio sin aro, se juega en mitad de la pista, descontextualizar el aro. Ejercicios en los que poner normas en que puedan pasar muchas cosas. Ejercicios con juego colectivo en el que puedan haber más de un balón para que estén atentas a más de una cosa.

El primer día es muy básico asentando la base para poder abordar el juego en real, para ir progresando. En los calentamientos también se plantea poner tacto y dominio de balón. Parte motricidad, para mejorar coordinación por ejemplo a la vuelta a las hileras. Hay que perder el miedo a chocar, para mejorar verticalidad en ataque, se ayudan de pelotas entre ellas, pelotas de fitball, ser verticales. Importante para generar hábito del rebote, todas las jugadas acaban en canasta.

Este año ha empezado a trabajar la visión periférica, te ayuda a aprender a diferenciar entre mirar y ver. Tú miras, pero si eres capaz de ver distintas cosas puedes decidir entre más opciones: mirar conos, mirar jugadoras.

Juegos en defensa: chocar, mirar, desplazamiento, agilidad de pies, a partir de  proteger conos y parar pelotas con el cuerpo.

El trabajo se revisa cada 3-4 semanas, la programación va cambiando en función de su evolución. Aunque si algo no sale en el partido a la semana siguiente se trabaja en ello, por ej. sacar de fondo, …

Se programa en función de la evolución de las jugadoras y se comenta con ella para que tenga retos individuales y se ilusione con la mejora.»

Leía hace unos días a Roberto Íñiguez que decía que sser Coach es el mejor trabajo que existe sólo superado por ser jugador. Pero es una gran responsabilidad. Nadie le ha influenciado más, excepto sus padres y su hermano mayor, como los Coaches que había tenido. Cada vez que entrenas y construyes un equipo, dejas un legado en la vida de otros …

Pues si encima tienes la suerte en tus primeros años de caer en manos de gente como Miriam, Mireia o Lluís seguro que te ha tocado la lotería. Quizás cuando eres pequeñ@ no te das cuenta, pero con el paso de los años seguro que sí.