El premio LF Endesa a la mejor entrenadora una victoria de la igualdad

Estos días se han conocido l@s premiad@s en la Liga Endesa Femenina en las principales categorías de la competición: quinteto ideal de la temporada, MVP, MVP nacional, jugadora nacional con mayor proyección (U23) y mejor entrenador/a.

L@s premiad@s lo han sido sumarizando las siguientes puntuaciones:

  • Votos de los 14 entrenadores
  • Votos de las 14 capitanas
  • Voto expertos FEB
  • Voto aficionad@s a través de las Redes Sociales

Y cito explícitamente las variables porque a algun@s no les cuadra el ganador o ganadora con lo que ha visto en las encuestas que hemos realizado los aficionad@s en las redes sociales, pero es que nosotr@s sólo éramos un cuarto del peso de la ecuación como bien se indicó al anunciar los premios.

Otra tema a discutir sería el criterio que se ha utilizado para seleccionar a los tres candidat@s a los que hemos podido votar los aficionad@s, pero como lo desconozco no puedo opinar.

Así teniendo en cuenta estas consideraciones l@s premiad@s han sido las siguientes:

  • Quinteto ideal de la temporada, MVP: Silvia Domínguez, Queralt Casas, Julie Wotja, Tanaya Atkinson, Tinara Moore
  • MVP nacional: Queralt Casas
  • Jugadora nacional con mayor proyección (U23): Raquel Carrera
  • Mejor entrenador/a: Made Urieta

De todos los premios hay que destacar el de mejor entrenadora que ha recaído en la entrenadora de RPK Araski, Made Urieta que ha superado a Miguel Ángel Ortega y a Èric Surís en la votación final.

Lo importante y relevante en este premio es que a diferencia del premio anual que concede la Asociación de Entrenadores de Baloncesto en éste se está equiparando a las entrenadores, hombres y mujeres, en igualdad de condiciones.

Ésta es una pequeña gran victoria del colectivo de entrenadoras, más allá de la propia Made y el staff de RPK Araski porque se está valorando y premiando sus cualidades como entrenadora más allá de si es mujer o hombre.

En el premio anual de la Asociación de Entrenadores de Baloncesto se premia al mejor entrenador y entrenadora en dos categorías diferenciadas. Así de entrada, puede parecer una buena idea porque se asegura que las mujeres ganan un premio, pero flaco favor se les hace porque indirectamente se les está infravalorando su trabajo y quitando mérito a su buen hacer.

Cuánto van a estar valorando tu trabajo si a la práctica compites con sólo otra compañera que está en la élite y puntualmente con la pionera de la Liga Endesa? Hoy queda más que demostrado que están a la altura de sus compañeros masculinos de banquillos y pueden competir en igualdad de condiciones, no hace falta que jueguen en otra liga minoritaria.

Estas mujeres que se sientan en los banquillos quieren, se merecen y deben poderse comparar con sus compañeros de profesión. Probablemente preferirían no ganar, pero sí tener la sensación que compiten en igualdad de condiciones porque a ellas también les gustan los retos y que ganes cuando compites con otra … mucha, lo que se dice mucha ilusión, tampoco les debe de hacer.

Además este premio de la LF Endesa no sólo lo conceden los propios entrenadores porque también se tiene en cuenta cómo te ven desde la pista otras jugadoras que no son las tuyas, los aficionados de todo el territorio y un comité de expertos que entiende más que nosotros. Así que un premio con un plus adicional por todo lo que conlleva detrás porque te está premiando el mundillo del baloncesto.

Igual que a los entrenadores no les gusta que les pregunten si entrenan baloncesto femenino o masculino  porque ellos entrenan baloncesto y punto. A las entrenadoras también les gustaría que les pregunten por los bloqueos indirectos y no por otros temas repetitivos como comentaba Anna Montañana cuando le preguntaban por su experiencia en la ACB porque no es una experiencia es su trabajo.

Evidentemente nos encantaría que hubiesen más entrenadoras en la élite y eso pasa entre otras cosas porque no se las diferencie, pero eso no quita  que queramos que a las que ya tenemos nos las traten de forma equitativa. No queremos que les «regalen» premios sólo queremos que las dejen competir con sus compañer@s y hoy es un buen día para tomar nota porque han demostrado que aptitudes tienen y sino no hubiese ganado el premio una de ellas.

Ojalá algún día ese doble premio a mejor entrenador y entrenadora desaparezca y apuesten por otro enfoque. Si quieren que haya más premiados que los den por competición porque así otros entrenadores de la Liga Femenina también podrían tener más posibilidades, pero no premien por género porque queremos IGUALDAD.

La enhorabuena a Made por la parte que le toca y a su excelente staff porque sin ellos no hubiese sido posible, pero también a todas las entrenadoras porque este premio seguro que lo sienten como un poco de ellas y las ayudará a convencerse que todo es posible, sólo es cuestión de no dejar de creer.