Ganaremos el partido de la profesionalización si vamos tod@s a una como Fuenteovejuna

Ayer la Asociaciación de Jugadoras de Baloncesto (AJUB) emitió un comunicado oficial para mostrar su descontento e indignación porque ni la FEB ni el CSD las está teniendo en cuenta para informarlas, ni decidir, ni comunicarles cómo se afrontará el retorno a la competición que tiene previsto su inicio en un mes o antes para los clubes que disputan la Supercopa en algo que las atañe evidentemente en primera persona.

Un comunicado que toma especial importancia porque a las pocas horas se conocía un posible primer caso de COVID-19 en el KutxaBank Araski que ha obligado a parar los entrenamientos por precaución y esta misma mañana también ha obligado a suspender el partido amistoso que tenían previsto jugar el Lointek Gernika y el IDK Euskotren porque a un familiar de un miembro del cuerpo técnico de IDK se le ha diagnosticado.

Los clubes por su parte no se han pronunciado oficialmente a través de la Asociación Nacional de Baloncesto Femenino (ANBF)  aunque imagino que tampoco deben estar excesivamente contentos con la situación. A día de hoy no saben en qué condiciones van a poder jugar y de arrancar, si es que llegan a arrancar, deben estar con la evidente incertidumbre de haber hecho inversiones que no saben si se irán al garete con unos presupuestos que quizás no puedan ni hacer frente a unos test cada dos por tres que deban costear por su cuenta.

Por no hablar de los clubes de la LF2 que todavía no han empezado, quienes han tenido que aceptar a regañadientes una nueva reestructuración de la categoría por decreto ley y también están a la espera que les llegue un protocolo que les diga cómo deben actuar.

Sinceramente se me escapan las interioridades del baloncesto femenino de nuestro país, pero como simple aficionada y desde la distancia creo que el ninguneo al baloncesto femenino es considerable y da la sensación que sólo se acuerdan de él para ir a recoger las medallas en verano cuando se han estado labrando los éxitos durante todo el año.

Decir alegremente que no es profesional me parece que es una falta de respeto a la gente que trabaja y vive de él, ya sea parcial o totalmente. A los clubes se les exige que pasen por caja, pero no se les tiene en cuenta en las decisiones y a las jugadoras se les exige responsabilidades, pero evidentemente también tienen sus derechos, como ayer pedían de forma pública y más cuando atañe a la salud porque con eso no se juega.

Ahora bien también es culpa del propio baloncesto femenino no haberse hecho respetar y que la situación se repita como el día de la marmota. A quienes se ponen las manos a la cabeza a día de hoy por lo del profesionalismo leyendo el comunicado de ayer, hay que ponerles en situación y recordarles que el 1 de marzo de 2019, la Asociación Nacional de Baloncesto Femenino acordó solicitar la modificación del Reglamento Electoral de la Asamblea General de la FEB para que cada Club tuviese su representación en dicha Asamblea.

Entonces el Perfumerías Avenida, a través de su representante asambleísta, Carlos Méndez, presentó en la Asamblea General celebrada en Junio a la FEB una enmienda en relación a este acuerdo consensuado buscando dar pasos hacia el reconocimiento de la profesionalidad de todos los estamentos que componen el baloncesto femenino.

En palabras de Carlos Méndez, «esa propuesta buscaba modificar los estatutos de la Asamblea para que jugadoras, clubes y entrenadores de Liga Femenina pudieran contar con representación en dicha Asamblea para proteger sus intereses. Una situación opuesta a lo que sucede con el baloncesto masculino, que cuenta con un representante por cada club, así como representantes de jugadores y entrenadores profesionales. Entendemos que es indiscutible que nuestras jugadoras, entrenadores y clubes son igual de profesionales que lo son el baloncesto masculino.

La Asamblea General rechazó la propuesta: de los 71 miembros de la Asamblea votaron 63, con 2 votos a favor, 17 abstenciones y 44 en contra. Agradecimos a los asambleístas que no votaron en contra, así como todos los ánimos que después de la Asamblea nos dieron para continuar luchando por algo que, a nuestro entender, es un derecho de todo el baloncesto femenino.«

Tras ese rechazo no recuerdo ningún comunicado oficial conjunto de los clubes ni de las jugadoras por quienes también se estaba mirando poniendo el grito en el cielo y se dio patada palanté al asunto, dando carpetazo al mismo y la vida sigue igual como dice la canción.

El pasado 30 de julio se escogieron a los 120 nuevos representantes a la Asamblea General para el periodo 2020-2024, desconozco la composición anterior, pero imagino que algo se ha mejorado porque ahora reconozco algún nombre más, aunque no nos engañemos la representación continúa siendo más bien anécdotica como podréis comprobar.

Ojalá a quien corresponda escuche la petición realizada ayer por la AJUB y las tengan en cuenta porque es evidente que las protagonistas de la liga femenina son ellas y sus clubes, quienes al fin y al cabo las pagan y asumen el riesgo económico, pero creo que como no vayan todos los estamentos a una como Fuenteovejuna y empiecen a mirar por sus intereses colectivos tenemos para rato para mejorar.

Y si no se avanza continuaremos viendo con envidia al mundo del futbol femenino donde pasito a pasito van consiguiendo hitos como ese convenio colectivo publicado en el BOE recientemente.

Por eso no me cansaré de repetir que hay que agradecer enormemente a las marcas que se apuntan al carro del baloncesto femenino. De ellos creo que depende indirectamente que algún día se reconozca a estas chicas como profesionales porque con dinero podría haber independencia y plantearse la creación de una liga propia como la ACB. Entonces por méritos propios sí llegaría el merecido reconocimiento de una realidad como la copa de un pino que a día de hoy algunos como ciegos niegan y con incredulidad tenemos que escuchar.

Booking.com
Booking.com