Las jugadoras francesas se plantan y no jugarán la Copa de Francia a pesar de la presión de la FFBB

Esta noche tenía que jugarse la Copa de Francia entre el Tango Bourges Basket y el LDLC ASVEL Féminin. Algo que ayer nos sorprendía al conocer que hasta cuatro jugadoras entre los dos equipos habían dado positivo en COVID-19. Sin embargo la Federación Francesa (FFBB) a pesar de la situación se mantenía firme en su decisión y ayer confirmaba que habría partido.

Pues esta noche no va a haber final porque ambos equipos a petición de sus jugadoras se han retirado y  han decidido no jugar. Por este motivo a la Federación Francesa no le ha quedado más remedio que emitir un comunicado anunciando la cancelación, pero donde deja claro que la decisión no ha sido suya y se ha visto forzada a tomar la decisión.

Los dos clubes, la asociación de jugadores y de entrenadores ha emitido un comunicado conjunto que dice así:

«Preocupadas por su salud, las jugadoras del Tango Bourges Basket y del LDLC ASVEL Féminin no disputarán la final de la Copa de Francia prevista para el viernes 18 de septiembre.

Los clubes han informado de la existencia de los cuatro casos positivos en la plantilla de acuerdo con el protocolo vigente. La FFBB decidió mantener la celebración del partido. A pesar de las numerosas solicitudes de los dos clubes y de la Unión Nacional de Baloncesto (SNB), no se han especificado los criterios del protocolo que motivaron esta decisión.

Las jugadoras dialogaron con el Ministro Delegado encargado de Deportes, el Presidente de la FFBB, el SNB y sus respectivos clubes. De acuerdo y con el apoyo de su personal técnico y sus directivos, decidieron no jugar este encuentro. Una decisión firme y responsable, guiada por el interés primordial en preservar su salud.

Las jugadoras, los entrenadores y los dos clubes lamentan no poder ofrecer al público la fiesta y el espectáculo deportivo que debería haber sido este encuentro. Esperan que esta decisión permita definir un marco preciso, compartido con todas las partes interesadas. El objetivo principal es crear las condiciones necesarias para un regreso tranquilo al juego, una semana antes del lanzamiento oficial de la temporada 2020-2021 de la Liga de Baloncesto Femenino.»

Felicitar a las jugadoras francesas por la valiente y coherente decisión porque con la salud no se juega y es evidente que la Federación ha demostrado que no es su prioridad.