Marina Lizarazu: ¿Igualdad en el mundo del deporte?

http://www.elpunt.cat

«Tras estas duras semanas llenas de imprevistos, y visto todo lo que va surgiendo, parece que son muchas las dificultades a las que nuestra liga “no profesional” se enfrentará en su desarrollo (si es que llega a desarrollarse).

Sabemos que no estamos solas, ya que tan solo las ligas de deporte “profesional” han tenido desde el principio un protocolo concreto bajo el que amparase (y dinero suficiente para cumplir con él).

Esas ligas de deporte “profesional” tan solo abarcan al fútbol masculino (de primera y segunda división) y al baloncesto masculino ACB. Aquí es donde empiezan a surgirme muchas preguntas…¿dónde quedamos lxs demás?

En tiempos de pandemia todxs deberíamos remar hacía la misma dirección y tener protocolos de seguridad bien estructurados tanto para ligas “profesionales” como para ligas “no profesionales”. Sin embargo, profundicemos un poco más allá…

¿Por qué ninguna liga de deporte femenino está considerada “profesional”? ¿Quién decide esto? ¿Acaso no nos dedicamos en cuerpo y alma al deporte que practicamos? ¿Será cuestión del dinero que ganamos?

¿Acaso somos culpables también de la brecha salarial entre el deporte masculino y el femenino? ¿Es porque creen que entrenamos menos? ¿Es porque creen que nos esforzamos menos? ¿Será porque generamos menos dinero?

¿Acaso somos responsables también del poco dinero que se invierte para generar beneficios comparables? ¿Qué es exactamente lo que hace que un deporte masculino de primera división sea considerado “profesional” y uno femenino no?

¿Es esto la igualdad que empapa la boca de tantxs? Es decir, que ya no solo hay una brecha salarial y una falta de medios en el deporte femenino sino que, además, ahora tampoco tenemos los mismos derechos a trabajar protegidas y proteger nuestro entorno.

Nuestro trabajo no solo no es valorado de la misma manera que el masculino si no que, además, ahora no tenemos la garantía de poder siquiera realizarlo bajo unas medidas de seguridad que nos protejan a todxs.

Por garantizar no nos garantizan ni que las ligas femeninas “profesionales” (para lxs que vivimos de ello) o “no profesionales” (para lxs que juegan con las gafas de la discriminación) vayan a poder desarrollarse.

Si finalmente competimos ¿cuándo será? ¿en qué estado de forma llegaremos? ¿cómo nos protegeremos y protegeremos al resto?…y si no competimos, ¿qué haremos entonces? ¿de qué viviremos? ¿a dónde iremos? ¿de qué ayudas dispondremos?

¿Cómo se convence a una sociedad machista de que ya basta de tanta discriminación. Necesitamos un cambio. Necesitamos igualdad. Necesitamos desaprender y reeducarnos en un nuevo mundo en el que el ser humano tenga el mismo valor independientemente de su género, sexo, raza, etnia, orientación sexual, clase social, etc…

No conozco la fórmula pero creo que hay que empezar a darle voz a nuestras historias y hacerlo juntas. Basta de echarnos las culpas unas a otras. Basta de callar y renunciar.

Y sobre todo basta de infravalorar el poder de nuestra voz y nuestras acciones. Por favor, no tardemos veintiún siglos más e iniciemos un cambio. La falta de información nos deja con muchas dudas…y la solución es necesaria ante una situación que clama a nuestro derecho a la igualdad, a la salud y a la integridad.

Mientras tanto…¡Ánimo a todxs! Y por si acaso nos toca estar encerradas en casa más de la cuenta, no os olvidéis de tener una papelera a mano y alguna pelotita en casa para no perder la mecánica de tiro» Baloncesto Cara lanzando un beso

 

Booking.com
Booking.com