El gafe del LDLC ASVEL Féminin y el Tango Bourges que todavían no han podido debutar

A principios de esta semana el LDLC ASVEL Féminin y el Tango Bourges anunciaban con ilusión a través de las redes sociales que las últimas pruebas de PCR semanales realizadas a principios de semana a sus respectivos equipos eran todas negativas. No había para menos, ambos equipos durante el último mes se había visto afectado por el COVID-19, por lo que tuvieron que posponer todas sus partidos, en casa y fuera de ella.

El Bourges ya sabía que este fin de semana no podrían jugar porque su adversario el Villeneuve d’Ascq tenía detectados cinco casos positivos por COVID-19, pero quien sí tenía esperanzas de poder estrenarse ayer sábado era el LDLC ASVEL en casa ante las Carolo Flames de Charleville-Mézières.

Se habían preparado para ello e incluso tras los últimos anuncios del gobierno para poner en marcha el toque de queda, el club decidió cambiar el horario del partido para asegurarse de que su público local pudiera acudir a Mado Bonnet, pero ayer desgraciadamente tampoco pudo ser porque el partido contra Charleville-Mézières tuvo que suspenderse.

El Carolo Flames viajó a Lyon el viernes, pero ante la sospecha de casos positivos de COVID-19 en sus filas, solicitó ver al médico del club contrario. El LDLC ASVEL Féminin puso en marcha rápidamente pruebas antigénicas y a raíz de los resultados de estas pruebas, el Charleville-Mézières decidió no jugar el partido activando el procedimiento de emergencia por un caso probado de COVID-19 y la sospecha de varios casos en su equipo. La Liga Femenina ha informado al club de la cancelación del partido, y comunicará más adelante si lo aplaza o lo da por perdido.

Si no hay ningún imprevisto, toquemos madera, el debut de ambas escuadras que jugarán la Euroliga, Bourges y Asvel, tendrá lugar el próximo miércoles tras 231 días sin disputar ningún partido oficial en el que les toca enfrentarse mútuamente … al menos no habrá ventaja para ningún de los dos equipos.