La pesadilla de Halloween en Mendi

Foto: Asier Bastida

Ayer domingo se nos quedó primero cara de tont@s y luego de indignación por no decir otra cosa cuando retomamos la retransmisión del partido que estaban disputando el Kutxabank Araski y el Casademont Zaragoza con ganas de ver la segunda parte del partido porque no hubo segunda parte y ahí se quedó el partido.

El motivo que no se reanudase o fue porque se fuese la luz en Mendi, ni se rompiese ningún tablero, esas cosillas técnicas que a veces ocurren en los partidos. La causa fue la detección de un caso positivo de COVID en el equipo de Zaragoza en el descanso, sí en el descanso y evidentemente no salíamos de nuestro asombro. Como podía ser que ocurriese al descanso, pero los test no se miran antes de los partidos? Pues sí, pero no …

Los clubes en la víspera de los partidos parece ser que pasan el test de antígenos y si son todos negativos están de enhorabuena y a jugar, así lo hizo el Casademont Zaragoza el sábado y por este motivo viajó a Vitoria y jugó.

Ahora bien el viernes las jugadoras convocadas por sus selecciones pasaron los test PCR, algo más caros y supuestamente más fiables porque detectan los casos asintomáticos. Parece ser que durante el descanso se hizo saber al Casademont que una de sus jugadoras internacionales había dado positivo en ese test. Acto seguido y actuando de forma responsable avisaron de esta circunstancia y la FEB decidió suspender el partido de forma preventiva para minimizar riesgos de contagio.

Así pues una convocatoria de selecciones en que no se repara en gastos a requerimiento de la FIBA que trata a las jugadoras como profesionales y que utiliza PCRs como dios manda puso en evidencia el resultado de los test de antígenos con el que damos seguridad a nuestras jugadoras cada fin de semana.

De paso puso de manifiesto la falta de previsión del protocolo que tenemos porque a sabiendas que habían unos controles PCR como dios manda en camino se hubiese podido esperar y no dar esta lamentable imagen que parece una improvisación tras otra y desestabiliza a cualquiera.

Así que Kutxabank Araski y Casademont Zaragoza quedaron para verse otro día por determinar cuando tenga a bien la federación llamarles y terminar lo que empezaron ayer que dejaron en 26-31 a favor de las mañas, pero con la inquietud de hacerse pruebas por si alguien se hubiera podido contagiar.

Aunque aquí no acaba la historia porque esta mañana le han hecho de nuevo la prueba PCR a la jugadora afectada y según ha anunciado el club aragonés ha vuelto a dar negativo. Aunque ignorante de mi no entiendo mucho que si uno de los inconvenientes además del coste de los PCRs es el tiempo de espera para tener los resultados porque tardaban un par de días si se los ha hecho hoy ya se tengan en tan pocas horas.

En fin lo positivo es que ha dado negativo valga la redundancia y todo ha quedado en un susto. Así que vuelta a la nueva normalidad y hasta la próxima porque haberla la habrá, pero hemos podido comprobar por partida doble la eficacia de las pruebas que dan el visto bueno a jugar.

Yo quiero liga de baloncesto femenino como el que más, pero también me gustaría que nuestras jugadoras puedan jugar con garantías y con estas pruebas las garantías es evidente que son mínimas porque esto falla más que una escopeta de ferias.

Para mi la salud de todas ellas vale tanto como la de las internacionales. Es tremendamente frustrante constatar que somos pobres para pagar los PCR como se pagan en la Liga Endesa y que estos equipos tengan que jugar con el corazón en vilo cada jornada por lo que pueda pasar porque la realidad es que esto es una ruleta rusa.

Ánimo y a cuidarse familia porque es nuestra mejor defensa!