LF: La continuidad del Clarinos en la cuerda floja

Esta mañana los Claudio García, presidente y entrenador del Ciudad de La Laguna de Tenerife, convocaban una rueda de prensa de urgencia para denunciar por enésima vez los graves problemas económicos que sufre el club tinerfeño que ponen en riesgo la continuidad  del equipo en la Liga Femenina Endesa tras el parón por la ventana FIBA.

Los frases más destacadas de la rueda de prensa del presidente del Clarinos según Deportes Cope Tenerife han sido las siguientes:

«El Cabildo de Tenerife no nos ha ingresado 140.000€ que nos deben desde la temporada pasada. Si esto pasara en un equipo masculino, estoy seguro que que no llegaríamos a la situación en la que estamos ahora.

La situación no se debe a una mala gestión del club. He pedido una reunión con los máximos responsables del deporte de la isla, nadie me coge el teléfono. Cuando acabe todo esto, dimitiré como presidente del club, pero ahora no los voy a dejar solos.

La posición del Ayuntamiento tampoco la entendemos. Nos deben unos 17.000€ dinero que nos permitiría tapar agujeros y que tampoco hemos recibido. No hemos podido pagar el alquiler de las viviendas de las jugadoras, la situación es ya insostenible.

Se llenan la boca las instituciones hablando de igualdad. Que me diga alguien donde está esa igualdad de la que hablan. Por no querer colaborar, están dejando morir a un club que está en la élite del deporte.

Somos pobres, pero honrados. Hicimos una oferta al Ayuntamiento para llevar el patrocinio de Ciudad de La Laguna por toda España. Pedíamos 125.000€ y nos ofrecieron solo 28.000€. Estoy seguro que a un club masculino le hubieran dado mucho más.

Las jugadoras trabajan igual o más que un político. Ellos reciben su sueldo a final de mes, nuestras chicas no. Tienen que comer, y pagar sus casas. Si hay voluntad política todo se podría solucionar en 48 horas, pero parece que no quieren. Lo más probable es que el próximo partido no podamos jugarlo. Esta será nuestra última rueda de prensa.»

 

La semana pasada el coach tinerfeño Claudio García comentaba que desconocía si alguna de sus jugadoras tenía la intención de no volver debido al impago de sus nóminas y comentaba resignado que no les preguntaba por temor a su respuesta, pues parece ser que ahora sí ya saben de la decisión de algunas de las jugadoras que se han marchado con la intención de no volver si no se reconduce la situación.

El problema radica en que las instituciones públicas que son los principales ‘sponsor’ del club tinerfeño no han cumplido sus promesas y deben las subvenciones pactadas ya no de este año si no del anterior, así que no es un tema nuevo porque esto es el día de la marmota.

Si hacemos memoria a mediados de febrero en las semanas previas a la disputa de la Copa de Salamanca ya empezamos a escuchar el grito de auxilio de los dirigentes del club cuando anunciaron la delicada situación que ponía en riesgo que el Clarinos pudiese participar en la Copa.

Finalmente acudieron a la cita copera por lo que algo debía resolverse, pero debía ser parcialmente porque ahora se argumenta que se arrastran partidas del presupuesto del año anterior todavía pendientes de cobro.

Desde la distancia efectivamente quienes no han cumplido con sus obligaciones adquiridas son las instituciones y son los principales responsables del problema, pero quizás tampoco se debería sacar pecho con la gestión realizada y se debería hacer un poco de autocrítica porque la magnitud de la inversión realizada parece poco acorde con la situación real que ya tenía el club en verano.

A la hora de contratar ya se estaba en déficit respecto al presupuesto del año anterior, ya sabían el pie que calzaban todas las partes por muchas promesas que se les hicieran en su día y se podían haber puesto en lo peor más sabiendo la que estaba cayendo con el COVID-19 en que las instituciones era y es evidente que iban a tener otras prioridades mal que nos pese, tampoco había que ser un lince para pensar en ello.

Por eso quizás lo más prudente y sensato sabiendo la situación hubiese sido apostar por un proyecto más conservador y modesto con jugadoras de casa y dejar el sueño de Europa para otro año, pero en su lugar se asumió que el dinero fluiría y que las promesas se cumplirían por lo que se decidió tirar la casa por la ventana y además inscribirse para jugar la Eurocup.

Evidentemente a todos los clubes les gustaría tener un roster como el de Clarinos faltaría más sino que se lo pregunten a Pepe Vázquez, Jacinto Carbajal, Fran García, …, pero hay que ser consecuente y tener los pies en el suelo. En este sentido viendo la plantilla que se configuró en verano se dieron por hechas demasiadas promesas y existían precedentes que no hacían ser muy optimistas.

Afortunadamente la mayoría de clubes de nuestra Liga han sido consecuentes con la realidad de sus arcas y han optado por la moderación apostando por jugadoras jóvenes. Evidentemente esos clubes no están ni mucho menos en cuarta posición de la clasificación ni optando a plazas de la Copa y sufrirán para salvarse, pero sus gestores merecen todo nuestro respeto y admiración por haber hecho sus deberes sin estirar más el brazo que la manga porque no es nada fácil gestionar presupuestos en baloncesto femenino y menos en los días que vivimos.

Dicho esto ojalá las instituciones cumplan con lo prometido y el Clarinos pueda continuar en la competición por el bien del baloncesto femenino y de esas jugadoras que han trabajado con enorme profesionalidad a pesar de las condiciones adversas, pero esto sinceramente no pinta nada bien.

Booking.com
Booking.com